Tecnología

La versión china de Skype filtra información política y almacena datos privados

  • Según expertos de la Universidad de Toronto y actividads pro derechos humanos, este control afecta también a usuarios de Skype de otros 70 países que se comunican con China.

La versión china del servicio de comunicación por Internet Skype, llamado TOM-Skype, vigila y bloquea las comunicaciones con supuesto contenido político controvertido, al mismo tiempo que almacena datos personales, denunció hoy un grupo canadiense de expertos en seguridad informática en un comunicado.

Los expertos del grupo de investigación Citizen Lab de la Universidad de Toronto, integrado también por activistas por los derechos humanos, aseguran que las víctimas de ese control son también los usuarios del Skype de otros países que se comunican con los alrededor de 70 millones de usuarios del TOM-Skype.

El servicio de texto almacena mensajes con información sobre los usuarios en servidores inseguros que son accesibles desde el exterior e incluso contienen códigos para descifrar los datos, denuncia el comunicado.

Los expertos descubrieron que se investigaron con regularidad mensajes de textos que contenían palabras como "Partido Comunista", "democracia", "independencia de Taiwan" o el nombre del movimiento de culto "Falung Gong", proscrito en China.

La vigilancia se intensificaba con otros criterios como por ejemplo el nombre de usuario. TOM-Skype almacenaba la información hallada junto con datos personales, nombres de usuario, direcciones IP o números de teléfono en al menos ocho servidores.

El comunicado denuncia así la existencia de una amplia red de vigilancia de la sociedad TOM-Skype, fundada en China en 2005 a partir de la unión de la matriz de Akype Ebay con TOM Online de Hong Kong.

"Nuestros descubrimientos muestran violaciones intranquilizadoras de la seguridad y la esfera privada", afirma el comunicado. Los resultados son especialmente explosivos porque muchos en China creían hasta ahora que los códigos de Skype los protegían de la vigilancia del aparato de seguridad estatal, de forma que era un servicio especialmente utilizado entre los defensores de los derechos civiles.

Al contrario, los investigadores aseguran que "la confianza en una marca conocida como Skype es una garantía insuficiente cuando se está hablando de censura y vigilancia".

Skype permite realizar llamadas telefónicas, enviar mensajes de texto o transferir archivos. Las conversaciones telefónicas posibles con el sistema no resultaron afectadas por la vigilancia, según el informe.

La portavoz de Skype, Jennifer Cuakin, dijo al diario The Wall Street Journal que no debería "sorprender a nadie" que el gobierno chino vigile las comunicaciones dentro o fuera de su país. La empresa, sin embargo, se mostró preocupada por las violaciones a la seguridad que posibilitan el acceso a datos almacenados.

TOM ya fue informado y asumió el problema, dijo Cuakin. Sin embargo, el grupo de Hong Kong dijo al diario que "como empresa china respetamos las normas y prescripciones de China, donde llevamos a cabo nuestros negocios".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios