Televisión

Los Matamoros, a matar

  • La estirpe de Kiko y Coto Matamoros forman las historias más polémicas en las tertulias de Telecinco 

Coto Matamoros en una reciente aparición en 'Sálvame Deluxe' Coto Matamoros en una reciente aparición en 'Sálvame Deluxe'

Coto Matamoros en una reciente aparición en 'Sálvame Deluxe' / Mediaset

Desde que empezaran a ocupar las pantallas de las madrugadas de Telecinco, junto a un atrevido Javier Sardá, en el programa Crónicas Marcianas, los rostros de los hermanos Matamoros se han hecho indispensables en la parrilla televisiva.

Los dimes y diretes de los gemelos han dado para mucho. Después de que Coto Matamoros cargara contra la novia de su hermano, Makoke, a la que acusó de no querer a sus sobrinos, la relación entre ambos se congeló. Desde mucho antes, Coto, había abierto la caja de pandora y arremetía contra su hermano siempre que tenía ocasión. Mientras la vida para Kiko había sido más dulce, Coto, por su parte, aseguraba durante sus entrevistas que su trabajo en televisión le cambió la vida. “Ganaba 18.000 euros la noche, no es fácil acostumbrarse a eso”. Muchas han sido las ocasiones en las que Kiko ha admitido que le gustaría ayudar a su hermano, pero los líos de familia pesan más y, a día de hoy, la relación está tan enfriada como antes. No es el único frente abierto para Kiko Matamoros. Lucía, su hija mayor, fruto de su matrimonio con Marian Flores, no tiene apenas relación con su padre. En su caso la separación de ambos la hizo posicionarse en su día a favor de su madre, postura que no se ha replanteado. Diego, el único varón del encendido colaborador de Sálvame, fue el primero en saltar a la palestra y acudir a programas de televisión a sincerarse y a hablar de la poca relación que mantienen. Poco tiempo después de hacerlo, aseguró tajante que ante todo “quiere mucho a su padre”. Una situación que parece calmada después del emotivo mensaje que Kiko ha pronunciado tras su boda.

El estrellato de Laura Matamoros

Siguiendo con la saga de los hermanos calvos, la tercera de los hijos de Kiko, Laura, también aprovechó la presencia de las cámaras (modo de vida de la familia) para arremeter contra su progenitor, al entrar como concursante en la cuarta edición de Gran Hermano VIP, donde se pudieron ver y escuchar descripciones de situaciones familiares muy duras.

Un conflicto de parientes con muchos frentes abiertos. Un desafío familiar, que la mayoría de las veces carga contra Makoke, su mujer, a la que conoció cuando ella trabajaba en el programa Música sí. La pareja ha consolidado su relación a lo largo de los años, mientras resiste el embate de la guerra de los Matamoros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios