xerez cd | cd mirandés · la crónica

Humillación en Chapín

  • Desastre El Deportivo encaja la primera goleada de la temporada ante un recién ascendido que aún no había ni ganado ni marcado Impotencia Los azulinos, muy mal atrás y peor aún en el centro del campo

Dos destellos de calidad de Pablo Infante y los mismos errores defensivos de la pasada semana condenaron a un Xerez Deportivo nefasto, al que no le salió nada. Fue una de esas tardes desastrosas, para olvidar cuanto antes y sacar las primeras conclusiones de lo que hay en la plantilla en determinados puestos.

Los azulinos cosecharon su segunda derrota consecutiva y la primera en Chapín, plaza que Esteban Vigo quería hacer inexpugnable para lograr los objetivos marcados. Fue un repaso en toda regla (0-4) a cargo de un recién ascendido, que ni había puntuado ni había marcado en las dos primeras jornadas de Liga. Ver para creer... El año pasado fue el Guadalajara de Terrazas y este año, el Mirandés de Pouso.

Esteban Vigo no suele realizar demasiados cambios en las alineaciones cuando la cosas le marchan bien. Ante el cuadro ferroviario, sin Cordero, que se ha marchado al AEK, y sin Rueda, lesionado, tuvo que retocar el centro del campo y apostó por el recién llegado Rafa García y por Tato, en un intento de dar un carácter más ofensivo al juego.

Las cosas no le salieron como él pretendía. Aunque seguro que tampoco contaba ni con los fallos en defensa que ya le costaron caro en Almería, ni con la falta de creación -Bruno Herrero estuvo más que desacertado y lo de García no es construir-, que impidió a sus puntas recibir balones francos.

Al igual que en el encuentro ante el Recre que abría la temporada, el Xerez realizó una primera parte de las que no hacen afición. La diferencia entre la del primer choque de Liga y la de ayer, que el Mirandés acertó en una de sus llegadas y el Decano perdonó.

Los azulinos no tuvieron fluidez en el centro del campo, les faltó toque y se encomendaron a la galopadas de José Vega por la izquierda y a algún intento de remate de José Mari.

El cuadro burgalés, bien plantado, aplicado atrás y poco más, llegó más arriba que los pupilos de Vigo, pero eso de acertar con los tres palos parecía que no iba con ellos hasta que apareció Pablo Infante. El hábil atacante aprovechó para batir a Toni sobre la campana una dejada de su compañero Arroyo. Tal y como le pegó al balón desde la frontal, desde que salió de su bota dio la impresión de que ese lanzamiento serviría para abrir el marcador.

Infante, que se hizo famoso la pasada temporada con sus goles en la Copa del Rey, se convertía de ese modo también en el primer jugador del equipo castellano que anota en Segunda A, ya que ni ante Huesca ni ante Recreativo habían marcado.

Antes de que el tanto de Infante llegase en el minuto 45, en los primeros veinte minutos también tuvieron ya opciones para haberse adelanto pero su falta de acierto dio vida a un Deportivo que tuvo su primera y casi única oportunidad en el minuto 20, cuando José Mari intentó el remate y el rechace le cayó a Rafa García. Su tiro también se estrelló en la defensa.

Con el mazazo de uno de esos goles que llaman psicológicos, llegó el descanso y, casi sin tiempo para reponerse tras aclarar las ideas en el vestuario, Aitor hizo el 0-2. Un resultado tan inesperado como justo si se tienen en cuenta los méritos de unos y otros. Era el minuto 51.

Pero lo peor estaba por llegar. En el 55, pudo llegar el 0-2. Aitor, completamente solo en el área pequeña, remató al palo. Sólo cuatro minutos más tarde, Infante, que ya se había crecido y le había tomado el pulso a la categoría en su primer encuentro como titular, aprovechó un despiste defensivo para plantarse solo ante Toni y, con una tranquilidad pasmosa y una calidad impresionante, dribló al meta xerecista para hacer el 0-3. Minutos antes, Cámara le había hecho un penalti de libro después de un recorte espectacular en el área.

Poco antes, a la desesperada, Esteban había movido banquillo buscando alternativas para intentar arreglar el descosido. Sacó del campo a unos desaparecidos Tato e Israel para apostar por la velocidad de Maldonado y Adrián.

Goiria logró el 0-4 y el único xerecista que puso a prueba los reflejos de Goitia fue Adrián, en el minuto 85, que se sacó un buen disparo en una acción que el meta desvió a saque de esquina.

La afición se marchó del estadio desencantada y muy decepcionada porque no esperaba un revés tan importante. Las derrotas nunca son buenas, pero mejor ahora para aprender cuanto antes que una vez que la competición caliente motores y entre en su fase más decisiva.

Árbitro: Medié Jiménez (C. Catalán). En un partido que no tuvo complicaciones, se comió un claro penalti de Raúl Cámara sobre Pablo Infante. En algunas ocasiones, dejó seguir demasiado el juego.

Tarjetas: Amarillas Mendoza (30'), Álvaro Silva (69'); Mújika (19'), Garmendia (49') y Álvaro Corral (56').

Goles 0-1 45' Pablo Infante resuelve con la derecha desde la frontal una dejada de Alain Arroyo, colocando el balón ajustado al palo. 0-2 48' Aitor, en el área pequeña y totalmente libre de marca, hace el segundo. 0-3 62' Infante aprovecha un despiste de la defensa para romper el fuera de juego y marcar con calidad tras regatear a Toni. 0-4 64' Goiria roba un balón en una falta de entendimiento entre Rafa García y Bruno Herrero y supera a Toni.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la tercera jornada de la Liga Adelante disputado en Chapín ante 5.950 espectadores. Antes del inicio del partido se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de José Castro, directivo en Jerez de la Delegación Gaditana de Fútbol. Terreno de juego en regulares condiciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios