Xerez cd | cd tenerife · MARCAJE AL HOMBRE

Sarmiento descubre su talento

  • El mediapunta argentino lideró a su equipo en su debut como titular en Liga · Taconazos, arrancadas letales y asistencias precisas fueron parte del repertorio de un jugador al que sólo le faltó el gol

Brian Sarmiento es uno de esos futbolistas tocados con una varita mágica, ya no sólo por lo que haga o deje de hacer dentro del terreno de juego, sino por su manera de concebir la vida y la grandeza para hacerse fuerte ante las adversidades.

En su corta carrera, este menudo mediapunta de escaso 1'63 de estatura, ha superado continuos inconvenientes y lo que es más, ha sabido sobreponerse a cada uno de ellos con una entereza y una madurez impropias en un chaval de sólo 18 años.

Que tu club de origen logre expulsarte de una convocatoria con la selección sub'17 por negarse a renovar o el hecho de estar un año sin poder jugar por un conflicto entre entidades ante la FIFA han podido con un jugador predestinado a triunfar, aunque eso sí, por el camino del trabajo y del máximo sacrificio.

Hasta ahora, el joven futbolista había mostrado destellos en los minutos que Esteban le había ido dando, aunque sin sobresalir demasiado. Sin embargo, el argentino esperaba su oportunidad desde el inicio, una oportunidad que llegó ayer y que a muchos cogió por sorpresa.

Currito, como quiere que le denominen, sabía que era el lugar y el momento idóneo. Con las cámaras de Canal Plus, ante un rival en alza como el Tenerife y jugando en casa, como a él le gusta. El partido lo tenía todo para demostrar todo el fútbol que lleva dentro. Ya en el calentamiento irradió un nivel de concentración elevado. No era para menos.

Una vez echó a rodar el balón, el xerecista fue creciendo futbolísticamente hablando. Le costó adaptarse a la dinámica del equipo, errando sus primeros pases, quizás por la tensión y el grado de nerviosismo acumulado en su primer partido como titular en Liga.

Justo antes del cuarto de hora, allá por el minuto 13, Sarmiento dejó el primer detalle técnico, al asistir con el exterior del pie a Calle en una acción señalada como fuera de juego. Fueron los prolegómenos del primer gran acontecimiento de la mañana. Corría el minuto 15 cuando Brian robó un balón en mediocampo y cabalgó hasta la frontal donde fue derribado por Manolo Martínez, que vería la consiguiente amonestación. La falta dio origen al 1-0.

Dos minutos después de nuevo el mediapunta sorprendió a la zaga tinerfeña con otro carrerón del que también sacó otra amarilla, esta vez a Ricardo León.

Su mañana pudo ser redonda de no errar un mano a mano con Aragoneses pero el meta aguantó bien y desvió el balón.

Sus detalles fueron una constante a lo largo del partido, unas veces con taconazos de auténtico crack, otras trabajando en defensa y otras tantas con pases de primer nivel, como el que le dio con el exterior a Momo para fabricar el segundo gol. Brian se destapó y su progresión levanta pasiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios