fútbol división de honor

Camacho: "Queda tela que cortar, no le pongo aún fecha al ascenso"

  • El meta del XDFC coloca la clave del buen momento "en el golpe en la mesa que dimos tras perder en El Viso"

José Manuel Camacho coloca en el trabajo del grupo a todos los niveles la clave del éxito del equipo. José Manuel Camacho coloca en el trabajo del grupo a todos los niveles la clave del éxito del equipo.

José Manuel Camacho coloca en el trabajo del grupo a todos los niveles la clave del éxito del equipo. / jorge del águila

El Xerez Deportivo FC es el equipo menos goleado de los dos grupos de División de Honor con doce dianas encajadas. José Manuel Camacho es su cerrojo. La pasada temporada terminó el curso como el portero menos goleado de todas las categorías nacionales con 19 tantos en Liga en las filas del Cacereño en Tercera. Esta campaña, el principal objetivo del roteño, que ha disputado todos los minutos que se llevan jugados, es el ascenso pero no oculta que le haría ilusión repetir gesta o acercarse lo máximo posible a ella.

A falta de diez jornadas para el final de la competición, Camacho se siente orgulloso del nivel que esta exhibiendo el equipo, de la temporada que están realizando, del grupo que han formado en el vestuario, de la impecable trayectoria en Chapín, un escenario en el que no han dejado escapar ni un solo punto y han sumado los 24 que han puesto en juego, y de las cinco victorias consecutivas conseguidas en 2018. Los azulinos no pierden desde que cayeron en El Viso el 21 de enero. Además, presume de un "cuerpo técnico muy profesional, que nos obliga a nosotros también a realizar casi el mismo esfuerzo de los profesionales en División de Honor y eso no es fácil, no hay tregua".

-Tras cinco victorias consecutivas y a falta de diez jornadas para el final, ¿qué ambiente se respira en el vestuario?

-Sensacional. Nos encontramos en el mejor momento de la temporada en el momento más importante de la competición, el mes era decisivo. La racha nos llegó en el momento idóneo. Los buenos resultados nunca vienen mal pero los nuestros no han podido sentarnos mejor. Han llegado después de una derrota muy dolorosa en El Viso y de una semana en las que las críticas fueron muy fuertes. Después de perder allí lo hablamos en el vestuario y fuimos capaces de dar ese golpe encima de la mesa que se esperaba de nosotros. Ganamos en Cartaya y luego solventamos la salida a Rota. El equipo ha dado la cara y ha demostrado que fuera también podemos competir a un buen nivel, otra cosa es que se puedan conseguir siempre buenos resultados, los rivales también juegan, se encierran y los campos son pequeños. Esto es División de Honor y todos se motivan cuando se enfrentan a nosotros, algo lógico cuando eres el líder. Ahora, estamos mentalmente mucho más fuertes, el equipo se ha soltado más. Estamos jugando bien y la lata siempre se acaba abriendo por un motivo o por otro. La plantilla tiene calidad y si no abrimos la lata por juego colectivo lo conseguimos por la calidad individual de algunos de nuestros futbolistas o en una acción a balón parado, todo vale cuando se atasca un partido. Lo que importa es sumar y sumar.

-¿Cómo ve el ascenso con seis puntos de ventaja sobre Coria y Conil en estos momentos?

-El ascenso está más cerca pero aún queda mucho, yo soy muy de partido a partido, eso de las cuentas no me gusta mucho, todo en su momento. Parece un tópico pero es la pura realidad, hay que ir sacando los partidos tal y como te vengan y poco más. Seis puntos no son nada. Pinchas un domingo y ganan los que vienen por detrás y ya estamos en un pañuelo, ya estás en el lío metido. Otra cosa es la ventaja que le sacamos al cuarto, que esa sí que es importante. La tercera plaza depende de lo que haga el Ceuta, que está arriba, y no nos podemos confiar, hay que lograr el objetivo cuanto antes. No obstante, ahora jugamos con más tranquilidad, no es lo mismo jugar con la presión de saber que si pierdes sales de los puestos de ascenso que sabiendo que pase lo que pase vas a seguir ahí por el colchón de puntos tan importante. La cabeza y todo te responde mejor que cuando vas justo. De lo que se trata es de estar enchufados hasta el último día y de dar alegrías a nuestra afición tanto en casa como fuera.

-La trayectoria del Xerez DFC como local es impecable, doce de doce en Chapín...

-Eso tiene muchísimo mérito, no es fácil encadenar tantos partidos en casa sin ceder puntos. A mí nunca me había pasado, ni siquiera la temporada pasada que en el Cacereño encajé poco goles, perdimos en la primera vuelta un partido con el Don Benito y luego, ni en la Balona ni en el Racing de Ferrol lo conseguí. Todos los equipos que quieren estar arriba aspiran a hacer de su campo un fortín y es lo que estamos haciendo y lo que tenemos que hacer hasta el final. Chapín nos está dando la vida, tanto que gracias a eso vamos líderes, eso es clave para el objetivo que nos marcamos. Aún así, como he comentado antes, tenemos que tener los pies en el suelo, somos de División de Honor. Eso sí, la gente entrenando es profesional, se vacía, lo da todo. Tenemos un cuerpo técnico que es muy profesional y nos exige casi como profesionales. Eso no asegura el éxito pero sí que ayuda. En fútbol no hay nada fácil y la prueba más evidente es este mismo equipo la pasada temporada. Lo hizo bien, jugaba bien pero no logró el objetivo.

-¿Cómo espera el partido del domingo ante el Estrella, que viene de ganar en Coria por 0-4?

-Va a ser muy complicado, como lo son todos los de fuera de casa. Estarán muy motivados después del 0-4 en el campo del segundo y se enfrentan al líder. Me preocupa el rival pero lo que más preocupa es que nosotros estemos a nuestro mejor nivel. Si ofrecemos nuestra mejor versión somos un equipo difícil de batir. Tenemos que afrontar este encuentro igual que los últimos fuera de casa, siendo serios, no dando concesiones y buscando los tres puntos.

-A nivel personal, después de su récord del pasado curso con 19 tantos encajados, ¿cómo valora ser hasta ahora el portero menos goleado de la categoría?

-Eso dice mucho del trabajo del equipo, es importante y ayuda a lograr el objetivo de estar arriba. Si no encajas goles, no pierdes. Pero aquí no se trata sólo de valorar el trabajo del portero, el trabajo es de todos. Un equipo que no apriete desde arriba no puede ganar. El trabajo es de los once que en ese momento están en el campo, eso dificulta al rival, no le permite llegar limpio a la portería. Es tan importante jugar bonito y hacer goles como no encajarlos . El trabajo que no se ve también es decisivo. Estoy contento con los números y ojalá deje la cifra en la del año pasado, aunque no será fácil por los partidos que todavía quedan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios