Fútbol | Tercera División

Proliga critica el nuevo protocolo reforzado de la Federación Española

  • La asociación denuncia que las nuevas medidas suponen "un riesgo económico importante para las entidades que nadie asume"

  • Comparte la obligatoriedad de los test pero dice que los clubes tendrían que gastar 1.200 euros al mes para sufragar las pruebas

David Jiménez, presidente de Proliga, cree que los clubes salen perjudicados con el nuevo protocolo. David Jiménez, presidente de Proliga, cree que los clubes salen perjudicados con el nuevo protocolo.

David Jiménez, presidente de Proliga, cree que los clubes salen perjudicados con el nuevo protocolo. / Proliga

ProLiga, asociación de clubes de fútbol de Segunda B y Tercera División, no está de acuerdo con las pautas marcadas por la RFEF para los clubes no profesionales a la hora de acogerse al Programa ConViviendoDo ni con los cambios en el protocolo reforzado que llevará a cabo, ya que considera que las nuevas medidas suponen un riesgo económico importante para los clubes.

La asociación, en un comunicado, ha explicado que comparte el pacto que han realizado la RFEF y los sindicatos AFE, AJFS y AJFSF por el que repartirá a los clubes no profesionales un total de 353.000 test de antígenos pero advierte que el programa no asumirá la logística ni los costes derivados de la realización de los análisis así como su comprobación en el laboratorio y cuyos gastos correrán a cargo de los clubes.

En su nota de prensa, detalla que ante la demanda de los clubes asociados, la postura de ProLiga al respecto es la siguiente:

1.- La RFEF solicitó a los clubes, con septiembre como fecha límite, el presupuesto para la temporada 20/21 sin informar previamente sobre el importe que éstos iban a percibir, en base a los distintos programas de ayudas, lo cual crea problemas a los propios clubes al no poder realizar el presupuesto con una previsión de ingresos adecuada.

2.- Una Una vez conocidos los importes de las ayudas, se concluye que van a ser cantidades inferiores a las de la temporada 2019/2020, a pesar de las graves dificultades que van a tener los clubes debido a la lógica disminución de ingresos propios, por lo que, los que hayan presupuestado en base a lo percibido en la 19/20 podrían tener problemas de tesorería y solvencia.

3.- El protocolo del CSD y el reforzado de la RFEF no indicaba la obligatoriedad de realizar test, por lo que muy pocos clubes han presupuestado ese gasto.

4.- La RFEF vuelve a cambiar las reglas del juego con la temporada ya comenzada y obliga a realizar test a todos los miembros de las distintas plantillas de categoría nacional.  

5.- ProLiga está de acuerdo en la medida de realizar los test, dado que la salud de nuestros deportistas es primordial, pero resulta imposible a estas alturas incluir más gastos en sus presupuestos.

6.- La RFEF proporciona los test, que tienen un coste de aproximadamente 4'50 euros pero obliga a los clubes a asumir unos costes adicionales que rondan los 15 o 20 euros por deportista y prueba, o lo que es lo mismo, unos 1.200 euros al mes por equipo. 

7.- La inseguridad jurídica que, una vez más provoca la RFEF en los clubes, obliga a preguntarse si resulta viable competir en las condiciones actuales.

8.- Es posible que, llegado el caso, la RFEF pudiera permitirse cerrar el ejercicio con déficit, pero los clubes no pueden permitirse terminar la temporada de esa forma, ya que el patrimonio que está en juego es el de sus presidentes y juntas directivas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios