Xerez DFC-CD Gerena | Crónica Cuando la virtud de ganar se convierte en algo totalmente cotidiano (3-0)

  • El equipo azulino pasa por encima de un rival que no le crea peligro

  • García Tébar realiza cinco cambios y Jacobo anota por partida doble

Jacobo celebra el primero de los dos goles que anotó ante el Gerena. Jacobo celebra el primero de los dos goles que anotó ante el Gerena.

Jacobo celebra el primero de los dos goles que anotó ante el Gerena. / Manuel Aranda

El Xerez DFC ha convertido la virtud de ganar en algo totalmente cotidiano. En esta oportunidad pasó por encima (3-0) de un Gerena cogido con alfileres y que en ningún momento le hizo daño. Los azulinos se volvieron a mostrar como una escuadra sólida y con gran cantidad de recursos y ya se encuentran situados en lo más alto de la tabla.

Un Bello imperial y un Jacobo estelar en banda, autor además de dos de los tres goles del partido, destacaron sobre el resto, acompañados por un Goma que jugó de falso nueve y se lo dejó todo sobre el terreno de juego desde el pitido inicial. El jerezano tiene ganas de demostrar en su regreso que ha sido un acierto recuperarle y, de momento, cumple con creces con las expectativas.

Y es que García Tébar no es amante de realizar cambios según sus propias palabras pero en esta oportunidad modificó el guión por completo. Cinco de una tacada respecto al que ganó en Pozoblanco por 1-3. Héctor Pizana se estrenó en la portería luciendo su dorsal número 13 relegado a Camacho -¿le pasó factura el gol de falta directa que encajó en tierras cordobesas?- al banquillo, Jesús López regresó al centro de la zaga junto a Edet en detrimento de Toboso, Álex Colorado entró en la medular por Astray, Jacobo por Zafra y Goma por Kevin.

Variantes en el dibujo táctico pero con la misma filosofía. Presión, verticalidad y velocidad para sacar del choque a un cuadro minero al que no le dio casi tiempo de ubicarse porque a los tres minutos ya le habían creado dos ocasiones que no fueron gol de puro milagro.

Con la tranquilidad que otorga el sentirte superior al tu rival, un Xerez DFC descarado, alegre y desplegando buen juego gracias al potencial de su medular y de las genialidades de Bello y Jacobo, abrió la lata en el minuto 17. La mala fortuna se alió con los visitantes. Missfut mandó al fondo de su propia portería un centro de Bello al corazón del área.

La máquina estaba perfectamente engrasada y comenzaba a funcionar de maravillas, aunque antes de entrar en la recta final del primer tiempo, Missfut estuvo a punto de arreglar el desaguisado del tanto que había roto las tablas. Aprovechó un despiste del portero y la defensa para marcar casi desde el centro del campo a puerta vacía (37').

La sentencia llegó en un momento clave. A los 42 minutos, Jacobo amplió la ventaja. Totalmente solo en el segundo palo, remató a placer una jugada espectacular con pared incluida entre Fran Ávila y Goma. Los deberes ya estaban hechos y sólo quedaba disfrutar, como sucedió ante el Antoniano.

Excelente primera mitad de un equipo que va creciendo a medida que va avanzando la competición y que tiene tantos recursos y tantos registros que cuando los rentabiliza y los utiliza de la manera adecuada es complicado frenarle.

El segundo acto arrancó con dos cambios por parte el Gerena, que no quería marcharse goleado de La Juventud. Lo logró más por falta de acierto y de tranquilidad en la definición por parte de los xerecistas que por méritos propios. 

La primera ocasión del segundo tiempo fue de los sevillanos. Un buen lanzamiento de Fran Pérez se marchó rozando el palo de la meta de Pizana (54'). Aún así, pronto el Xerez DFC hizo el tercero de la mañana. Bello, que hizo lo que quiso y cuando quiso con el balón, realizó un jugadón marca de la casa para servir el balón en bandeja a Jacobo (57'). El extremo sólo tuvo que poner la cabeza para firmar su doblete y el 3-0.

El repaso era total y la superioridad manifiesta. Todo apuntaba a goleada pero el juego comenzó a trabarse y a volverse más lento. El árbitro pitaba todas las faltas y con ello provocaba que el ritmo bajase.

Las oportunidades de los azulinos seguían llegando pero de forma más espaciada, hasta que en el minuto 74 el partido terminó por romperse. Un espectador de la zona en la que se encontraba ubicado el Kolectivo saltó al campo. El detonante, que el colegiado no mostró la segunda tarjeta amarilla a Santos por una entrada a Álex Colorado pegada a la banda y casi a la altura del banquillo visitante. El club ha condenado el hecho y asegura que no es socio.

Con todo resuelto, Tébar movió el banquillo. Astray suplió a Narváez, Casares a Bello y el defensa Ikwu a Jesús López, que recibió un fuerte golpe en un choque con un atacante del Gerena.

Ya en los minutos finales, primero Astray (89) y luego Adri Rodríguez, que no acertó a resolver un mano a mano con Fermín, perdonaron una goleada que hubiese hecho justicia al exquisito encuentro de un Xerez DFC que ya piensa en la próxima parada, Puente Genil. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios