Andalucía

Vox pone como ejemplo su papel en Andalucía frente a otras regiones

  • Espinosa de los Monteros confirma que su partido permitirá la aprobación de las cuentas autonómicas de 2020 la semana próxima y ensalza la relación con el PP en la comunidad

Iván Espinosa de los Monteros, en el Congreso. Iván Espinosa de los Monteros, en el Congreso.

Iván Espinosa de los Monteros, en el Congreso. / Efe

Vox puso una pica en Flandes hace ahora un año cuando pasó de ser una fuerza residual al partido que dio la llave al PP y Ciudadanos para hacer posible el cambio en Andalucía. Las cuentas salían desde la misma noche electoral del 2 de diciembre de 2018, pero las primeras negociaciones entre populares, naranjas y sus socios potenciales de la extrema derecha duraron casi todo el mes de diciembre.

Los remilgos de Ciudadanos a la hora de negociar directamente con Vox fueron el principal problema, pero Juan Marín y los suyos se han ido despojando de ellos hasta el punto que en la formación de Santiago Abascal consideran que Andalucía podría servir de ejemplo en otras regiones, donde las relaciones entre Vox y sus socios naturales no están tan engrasadas.

El portavoz parlamentario del partido, Iván Espinosa de los Monteros, ha reconocido este viernes esta realidad en una conversación informal durante las celebraciones oficiales por el Día de la Constitución. El dirigente de Vox ha contrapuesto la situación andaluza con la que se vive en Murcia –donde Vox fue primera fuerza en las generales del pasado noviembre–, o en Madrid, donde la relación entre la presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso, y la jefa del partido de extrema derecha, Rocío Monasterio, no pasa por su mejor momento.

La propia Monasterio, en otro corrillo, ha explicado que no tiene interlocución con Díaz Ayuso más allá de los plenos, cosa que no ocurre al sur de Sierra Morena. Espinosa de los Monteros considera que la comunicación entre los suyos y los populares en Andalucía permiten que “la confianza entre ellos sea más estrecha”. Incluso se ha aventurado a decir que los dirigentes del PP andaluz son menos dependientes de la dirección nacional de Génova que en las regiones donde sí hay roces entre los socios.

El trámite presupuestario andaluz sirve como muestra de la buena salud de las relaciones de PP, Ciudadanos y Vox en Andalucía. Las cuentas autonómicas para 2020 se aprobarán el próximo jueves con los 59 votos a favor de la mayoría que sostiene al Gobierno de Juanma Moreno desde hace casi un año.

La primera vez que quedó patente fue en la votación para constituir el Parlamento andaluz de la XIII legislatura. Vox hizo posible que Marta Bosquet, de Ciudadanos, se convirtiera en la presidenta de la Cámara. A cambio, populares y naranjas permitieron a Vox lograr un asiento en el órgano rector del legislativo andaluz a pesar de que, por número de votos, correspondia a Adelante Andalucía.

Esa negociación fue imposible en Madrid en la reciente constitución del Congreso de los Diputados, que acabó con los tres partidos de las derechas cruzándose acusaciones y críticas. La onda expansiva de aquella detonación no llegó a Andalucía, a pesar que el portavoz regional de Vox, Alejandro Hernández, se mostró muy crítico con el estilo “trilero” del PP. Al mismo tiempo reconoció que en Andalucía no hay, de momento, ni rastro de esta actitud entre los populares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios