Andaluzas 22M

El PSOE aguanta el tirón de Podemos y el PP se derrumba

  • El PSOE recupera la victoria, se queda con los mismos 47 escaños, pero necesita apoyos Ciudadanos asombra con sus nueve parlamentarios, y de momento no pactará Podemos irrumpe con 15 sillones y deja a la IU de Maíllo reducida a cinco.

Comentarios 284

SUSANA Díaz gana las elecciones, aguanta el tirón de Podemos, la fulgurante irrupción de Ciudadanos y deja al PSOE andaluz con 47 escaños, justo los mismos que obtuvo en la pasada legislatura José Antonio Griñán, aunque en esta ocasión los socialistas han sido los más votados. Ha sido su primera cita con las urnas y la ha ganado. Y con diferencia. Parte de lo ocurrido ayer en Andalucía se explica por el desplome del PP de Juanma Moreno, que llega a perder algo más de medio millón de votos, hasta quedarse con 33 escaños, 17 menos que en 2013. Los populares retroceden a los tiempos de Gabino Puche, en 1990. Todo lo conseguido por Javier Arenas se ha esfumado, y ésa es la gran diferencia con el PSOE. Aunque el bipartidismo ha bajado 20 puntos en la comunidad, de sumar el 80%, retrocede al 62%, quienes se llevan la peor parte son los populares. Díaz pierde 132.000 votos, pero Moreno llega a dejarse el medio millón. El eco de las medidas del Gobierno de Mariano Rajoy en la comunidad y los tres años que ha tardado el PP en resolver la dimisión de Javier Arenas, con el intermedio de Juan Ignacio Zoido y la designación de un candidato poco conocido hace un año, ha pasado factura, y ese rédito se lo ha llevado Ciudadanos.

La participación subió tres puntos, casi el 64% y añadió 100.000 nuevos votantes, todos de los nuevos partidos en términos globales. Con este resultado, Susana Díaz se queda lejos de la mayoría absoluta que necesita para gobernar sin alianzas ni consensos, aunque le bastaría el apoyo de los nueve parlamentarios de Ciudadanos para formar un Ejecutivo de coalición estable. Su candidato, Juan Marín, aseguró anoche que ni entrará en el Gobierno ni hará como IU en Extremadura, que deja gobernar al PP, que es la lista mayoritaria. El PSOE tampoco tiene intención de formar una coalición, según se explicó anoche desde su sede. "Se hablará con todos y es posible que nos apoyemos en algunos o varios según de qué tema se trate", indicó esta misma fuente.

El PSOE de Susana Díaz se queda situado en el centro del Parlamento, puede mirar a un lado y a otro, hay dos partidos a la izquierda, IU y Podemos, y otros dos a la derecha, Ciudadanos y el PP. También se puede ensayar un sistema de geometría variable en el que no hubiera un único socio, sino que se fuera acordando con unos y otros los apoyos en función del sentido de las leyes.

Podemos irrumpe con fuerza en todas las provincias menos en Jaén, y entra en la Cámara con 15 escaños, todo un récord para un partido constituido después de las elecciones europeas de mayo. La candidatura de Teresa Rodríguez ha conseguido el mejor resultado en Cádiz, por donde se presentaba y por donde ha obtenido tres escaños, los mismos que en Sevilla y en Málaga. El tono de la rueda de prensa que Rodríguez ofreció en Sevilla, sus gestos, los de los colaboradores, el informe caritas en definitiva, mostraba que Podemos esperaba algo mejor, quizás 17 escaños o convertirse en único aliado posible del PSOE.

Y es que la estrella de la noche fue el otro partido cool, el Podemos del PP, los tachados de catalanes: Ciudadanos, que obtiene nueve escaños con un cabeza de cartel, Juan Marín, que apenas era conocido más allá de Sanlúcar, donde es concejal de un partido independiente y apoya a un alcalde socialista. Ésta es una pista para vislumbrar qué puede suceder ahora con las alianzas. Marín era partidario de la coalición, pero la presión de sus bases le llevó a anunciar en plena campaña que no entrará en un Gobierno con Susana Díaz. Lo repitió anoche, al lado de Albert Rivera mientras mostraban las dos manos al aire con un solo dedo pegado: nueve.

Por contra, IU la otra gran derrotada de la noche. A duras penas aguanta, se queda con cinco escaños de los 12 que tenía, pero el partido que lidera Antonio Maíllo deja de tener un número clave para formar coalición. La federación de izquierdas pierde la mitad de sus votos. IU y Podemos suman 22 parlamentarios, que es lo que obtuvo Luis Carlos Rejón en 1994, la fuerza de la izquierda es la misma, aunque más dividida.

Susana Díaz convocó elecciones de modo anticipado para conseguir la estabilidad que no le daba IU. Pensaba en 50 escaños, pero todo se fue complicando a medida que florecía Ciudadanos en plena campaña. En este sentido, su posición ahora es más difícil que ayer, aunque le sigue bastando con un único partido para gobernar. En este sentido, el balance a primera vista es negativo o neutro, pero no es así. Vamos al contexto. En Andalucía se ha materializado el cambio del espectro parlamentario que ahora se verá en toda España. En la Cámara de las Cinco Llagas ya no hay tres partidos, sino cinco, Podemos y Ciudadanos se han revelado con su verdadero poder, y la socialista ha superado la prueba a la que ahora se tendrán que enfrentar todos los gobernantes, desde los alcaldes hasta Rajoy.

El Parlamento se constituye el 16 de abril, y Susana Díaz necesitará de la abstención de algún grupo de la oposición. Si esto es así, como parece lo más probable, o al menos Podemos y PP así lo anunciaron durante la campaña, la presidenta gobernará en solitario hasta que se sepa el resultado de las elecciones municipales de mayo y las generales de noviembre. Entonces, se forjará la alianza que gobernará Andalucía durante la próxima legislatura. Podrá comenzar a gobernar a la espera de mayo y de noviembre.

Cabe una segunda opción, aunque menos probable: que Ciudadanos entre a formar parte ahora en el Gobierno con el PSOE. 47 no es el número mágico al que aspiraba Susana Díaz, pero le basta. La presidenta andaluza se jugaba su liderazgo en el PSOE andaluz con este adelanto, y ha superado la prueba con nota, aunque la campaña deja algunas dudas sobre su posible salto a la carrera nacional. Los cinco partidos que entran en la Cámara lo hacen con grupo parlamentario. Ello les permite hacer una oposición en mejores condiciones. Es la primera vez que ocurre en el Parlamento andaluz, ya que en 1982 hubo cinco, pero el PSA no tuvo grupo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios