Andaluzas 22M

Podemos urbano en el enigma del Podemos rural

  • Teresa Rodríguez apenas ha pisado durante la campaña el campo, donde los estrategas de Madrid no ven movimiento.

 Antes de la campaña, Teresa Rodríguez realizó una jugada que no acabó de convencer a los estrategas de Madrid. Consistía en acercarse al movimiento jornalero a través de un líder histórico, Diego Cañamero, para lograr cierta presencia en la Andalucía rural. Podemos es un fenómeno urbano y en Andalucía el campo tiene mucho que decir. El voto rural suele ser muy conservador, extremadamente conservador: vota al PSOE. Rodríguez sabía lo que decía cuando denunció las redes clientelares en el campo andaluz.

Negarlo es no conocerlo. A Madrid, que mira con cierto desconcierto a Andalucía, esa alianza le pareció peligrosa. Radicalizaba mucho el mensaje. Bastante tenía con que su candidata llegara a Podemos desde siglas de genética trotskista -suena mucho más duro de lo que es, tampoco hay para tanto-. El diseño de campaña, con mítines en plazas de grandes ciudades, es, sin duda, un éxito urbano, pero arrincona el otro voto y las encuestas -de las que hay que coger lo significativo- son elocuentes. Podemos saca siete puntos más en las ciudades que en el campo. El PSOE saca quince puntos más en el campo que en las ciudades. Con unas elecciones adelantadas, Podemos no ha tenido margen de maniobra, más allá de los círculos ya implantados en los pueblos, para hacer oír su voz en las pequeñas localidades del interior. Cómo va a jugarse esa baza, que dejaba sin opciones de victoria a Podemos casi desde el primer momento, es algo que el joven partido ya deja al destino.

Rodríguez realizó ayer un gesto visitando una cooperativa de Bollullos, en Huelva. El apoyo al cooperativismo está presente en cada uno de los mítines. Piden para las cooperativas locales la adjudicación de servicios básicos: comedores de las escuelas, limpieza de los colegios, dependencia... En el campo el programa de Podemos habla de potenciar el movimiento cooperativo, que ha vivido un declive con la caída de consumo derivado de la crisis. Tras salir de la cooperativa, ante los periodistas, Rodríguez ha sido poco rural. Ha lamentado el escaso rigor de Rajoy afirmando con rotundidad que creará un millón de empleos en Andalucía, los mismos que ha destruido la crisis y ha denunciado el descontrol y arbitrariedad de las subvenciones. De eso saben mucho las cooperativas, que las reciben tarde, mal o nunca. El resto, discurso ya conocido.

 

Lejos de allí, de la candidata, en Linares, Juan Carlos Monedero aparecía por primera vez en campaña.  El equipo de Rodríguez se enteró 24 horas antes. Monedero no les aporta nada. Ni en el campo ni en la ciudad. Preferían estar con Pablo Echenique en Huelva, que brindó un mitin pausado y antológico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios