Pablo Iglesias. Secretario general de Podemos

"Quien vea en Andalucía una metáfora de España, se equivoca"

  • El líder nacional de Podemos admite que las elecciones andaluzas tienen unos componentes que no se darán en las siguientes consultas

-En términos de atletismo, viene usted al último relevo, al sprint.

-Vengo a echar una mano a Teresa. Las campañas nos gustan, nos crecemos. En la recta final los dos partidos viejos pierden y nosotros aceleramos. Como las buenas carreras.

-¿Se siente cómodo con su candidata andaluza, de Izquierda Anticapitalista, heredera de la mítica Liga Comunista?

-Podemos viene de muchos sitios y lo fundamental ahora es el cambio de acuerdo con un programa. Incluso en los momentos en que no hemos estado de acuerdo, Teresa me ha parecido una persona de ley, preparada y honesta. Una buena persona. Para mí, es lo fundamental.

-Unos ganarán, otros perderán, pero, al final, tendrán que pactar. Con el PSOE entiendo.

-Quizá el PSOE tenga que prestar su apoyo a Teresa, pero yo creo que lo que le pide el cuerpo al PSOE es pactar con el PP, que no quiere ganar. Pero si se plantea un rescate ciudadano sobre nuestros cuatro puntos básicos de nuestro programa, si rectifican, no tenemos problema en hablar con nadie.

-¿Ni con el PP?

-Puede que De Guindos vaya al gimnasio y se haga tan atractivo como Varufakis. Puede pasar, es improbable, pero puede pasar.

-¿Qué opina de Susana Díaz?

-No la conozco. No sé qué decir.

-Entonces por los demás ni le pregunto.

-A los demás no los conoce nadie.

-¿Vio el debate?

-No. ¿Me perdí algo?

-¿Pero sigue las andaluzas?

-Claro que las sigo. Nunca unas andaluzas han sido tan seguidas fuera de Andalucía y toda España está pendiente de esa enorme bolsa de votantes andaluces que aún no han decidido su voto. Las encuestas no sirven. Nadie sabe lo que va a pasar.

-¿Piensa que la cultura política andaluza es distinta a la del resto de España?

-Como politólogo podría extenderme. Como secretario general me remito a la evidencia, siento un enorme respeto por los andaluces y por la singularidad de Andalucía. Los que no somos de aquí observamos sus particulares estructuras sociales y una identidad especial. Vengo aquí a explicar lo que quisiera para Andalucía y para España, y también a poner los oídos, pero quien piense que Andalucía es una metáfora de España se equivoca.

-Ojeando el programa, observo algunas propuestas utópicas. Alimentación de hogares por renovables, nuevos modelos productivos basados en el conocimiento... Todo me suena muy lejano.

-Nuestras propuestas fundamentales son muy inmediatas, para realizarlas ya. Que la dependencia se pague antes que las dietas de los parlamentarios no cuesta un duro. Es prioridad política. Que no haya más desahucios ni se corte la luz y el agua a personas necesitadas por decreto se puede hacer ya. Hay otras que necesitan más recorrido, que tenemos que caminar hacia ellas. Alguna vez hay que empezar a caminar para que la gente formada, en la que hemos invertido, se quede aquí, para que la energía principal sea limpia. No es mañana, pero la lógica dice que es lo que tendrá que ser. Un país que renuncia al conocimiento es una colonia.

-Les atacan por tener propuestas muy etéreas o no tenerlas.

-Atacan nuestras propuestas, así que alguna debemos tener. Yo no puedo atacar las del PSOE y las del PP, no tienen ninguna, o si las tienen ya las han incumplido. O prometen 600.000 puestos de trabajo. ¿Qué digo yo a eso?

-En su libro sobre Juego de Tronos y la política dice que el poder sin legitimidad produce monstruos. ¿Me lo traslada a Andalucía? ¿Quiénes son los monstruos?

-Los monstruos son los que ponen unas instituciones al servicio de una minoría. Cuando una minoría se enriquece a costa de una mayoría pierde su condición ciudadana porque está traicionando a la gente.

-¿Han evaluado el coste del caso Monedero?

-Juan Carlos ha demostrado ser una persona dispuesta a dar la cara.

-No me meto en eso, pregunto por el coste para Podemos.

-Hay una diferencia entre formaciones con personas que han cometido delitos y no han dado la cara. Aquí no se ha cometido ningún delito, las cuentas se pueden ver en la web y se ha dado la cara.

-¿Venezuela es una democracia?

-Con inmensos fallos, pero sí. No lo digo yo, está reconocido por la propia Unión Europea.

-¿Y por qué no votar la resolución contra la represión? Vaya charco innecesario.

-Estábamos de acuerdo en la mayor parte del texto de la resolución, pero había otra que era mentira. Venezuela no es una dictadura sangrienta. A ratos parecía que era una resolución sobre Podemos más que sobre Venezuela, buscando la fórmula para que nosotros no la votáramos. Pero es el Gobierno de Mariano Rajoy el que vende material antidisturbios a la Policía venezolana. Si tenemos indicios de que se usa para reprimir violentamente, nunca lo haremos.

-Así que dice que ganan.

-Hay una enorme cantidad de voto disponible. ¿No cree usted en las sorpresas? Yo sí creo en las sorpresas. No sería la primera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios