Cine

Mortensen se desdobla

  • El actor aborda un papel doble en la ópera prima de la argentina Ana Piterbarg, que llega ahora a los cines.

El actor Viggo Mortensen estrena Todos tenemos un plan, una coproducción hispanoargentina donde aborda por primera vez un papel doble, los gemelos Agustín y Pedro, en la desgarradora y reflexiva ópera prima de la argentina Ana Piterbarg.

El actor, que también se estrena en la cinematografía del país que le vio crecer, cree que sólo la "inseguridad, el aburrimiento o el miedo" pueden mover a alguien a querer ser otra persona. Aún así, aseguró, es inútil planear ni "cómo van a ser las vacaciones, cómo mi año laboral, cómo va a ir esta relación, la fiesta de cumpleaños que voy a organizar; cómo va a ir la Bolsa, el tráfico...". "Hay cosas que más o menos sabemos cómo pueden llegar a ser, pero nunca los planes salen como uno espera", opinó.

Mortensen comparte cartel con los soberbios Soledad Villamil (Claudia) y Daniel Fanego (Adrián), la joven Sofía Gala (Rosa) y el español Javier Godino (Rubén). "Los planes -ahondó Mortensen- son como sueños conscientes, deseos, pero que nunca llegan a ser, y eso tiene que ver con que la película se llame así, pero no quiere decir que vayan a cumplirse".

La acción transcurre tanto en el entorno urbano de Buenos Aires como en el claustrofóbico Delta del Tigre, un sitio, recuerdó Mortensen, utilizado por la clase alta porteña para ir de vacaciones o tener una segunda casa, pero que, río arriba, se convierte en "otra cosa, especialmente en invierno, que da un poco de miedo".

Ambos paisajes acompañan a los dos hermanos como símbolos de los contrastes que son ellos mismos, dijo Mortensen, y, tal vez, apuntó Piterbarg, explican por qué surge la envidia, los detalles del pasado. "La película tiene algo sobre volver a la infancia. Y propicia que uno elabore hipótesis sobre las cosas, invita a la contemplación y a la reflexión", agregó.

Agustín, el hermano urbanita, médico, casado con Claudia, aunque tremendamente solo, asume la personalidad de Pedro, el "isleño" (como denominan a los pobladores del Delta) violento, solitario por voluntad, casi siempre ilegal y rodeado de malas compañías, cuando este muere.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios