Guillermo del Toro. Director de cine

"En 'La forma del agua' he querido mostrar el poder del amor"

  • El realizador mexicano asegura que con su nueva cinta ha pretendido "combinar lo incombinable"

Guillermo del Toro, con el León de Oro ganado en el Festival de Venecia. Guillermo del Toro, con el León de Oro ganado en el Festival de Venecia.

Guillermo del Toro, con el León de Oro ganado en el Festival de Venecia. / Efe

En un mundo en el que los políticos insisten en "todo lo que nos hace diferentes", Guillermo del Toro ha querido enseñar "el poder del amor", que no tiene forma, ni género ni religión. "Rompe todo igual que el agua, se mete por donde puede y toma la forma de lo que toma", asegura.

Eso es lo que cuenta La forma del agua, una fábula con la que Del Toro ha logrado el mayor éxito de su carrera, empezando por el León de Oro de Venecia que logró en septiembre y continuando con los dos Globos de Oro de hace un mes y con las 13 nominaciones para los Óscar.

Una película en la que Del Toro utiliza a un monstruo como símbolo del amor y como espejo del racismo, el sexismo y el clasismo que dominaban Estados Unidos en el año 1962, cuando se desarrolla la historia, y que "siguen vivos ahora".

"No hemos progresado mucho y la idea era ésa. Vivimos en un tiempo en que nos dicen los políticos todo lo que nos hace diferentes, lo que nos separa, lo que no nos une y a mí me interesaba muchísimo enseñar el poder del amor", explica Del Toro en Venecia, donde comenzó la carrera triunfal de la película.

Una historia protagonizada por la británica Sally Hawkins como Eliza, una limpiadora muda que trabaja en un centro de investigación del Gobierno estadounidense. Y allí conoce a un monstruo marino con el que mantiene una tierna y compleja historia de amor.

Un monstruo que, como resalta Del Toro, no tiene una connotación negativa. "En la fabulación mexicana no es negativo, es parte de la naturaleza y creo que es profundamente mexicano", asegura Del Toro de su criatura, un ente como le gusta llamarlo, cuya imagen le rondaba en la cabeza desde que con seis años vio La mujer y el monstruo (1954).

Claramente inspirado en el monstruo prehistórico de aquella historia, el cineasta mexicano lo dota de una mayor dulzura y de una belleza tan incomprensible como aplastante, que ha seducido a casi tantos espectadores como El laberinto del fauno, el mayor éxito de Del Toro hasta la fecha.

"La idea para mí es que dentro de lo monstruoso está lo bello y dentro de lo normal está lo monstruoso. Esta idea no solo está en El laberinto del fauno, está en El espinazo del diablo, está en Hellboy, está en Cronos", explica el realizador. Porque el monstruo como figura de redención "es una idea muy religiosa y muy personal" para él.

Lo que se refleja en su cine, repleto de monstruos y criaturas que han demostrado la gran imaginación de un cineasta que siempre ha sido un hábil mezclador de géneros y que en La forma del agua lleva esa característica al extremo.

Es evidente, reconoce, su amor por los monstruos y su combinación con los cuentos de hadas y la estética del horror. Y aquí ha buscado "combinar lo incombinable: thriller, película musical, película de amor, película de tolerancia, de monstruos, todo junto". Algo que hace muy difícil lograr la financiación pero al mismo tiempo "hace la labor artística muy gratificante", asegura satisfecho Del Toro.

Y no le han pesado los tres años de trabajo para lograr el diseño perfecto para el monstruo. "La humanidad de la película es lo que finalmente me interesa, pero estéticamente toda la película, el centro de la película, es el monstruo. Y por eso teníamos que crear todo un universo para que ese monstruo respire", señala.

Un universo estético, el de los años 60, que le ha permitido además dotar a la película de una atmósfera cargada de colores y de leyendas, con un reparto en el que están Olivia Spencer, Richard Jenkins y Michael Shannon, testigos de la historia entre Sally Hawkins y el monstruo.

Del Toro escribió la película para Hawkins "porque el actor no sólo es un reactor de emociones, el actor es alguien que escucha y mira. Y Sally Hawkins tiene una mirada espectacular".

En La forma del agua lo que buscaba era precisamente eso, que un monstruo y una mujer se miraran y que "con las miradas de ambos exista una emoción. Por supuesto que es un reto muy, muy difícil a nivel técnico, estético, todo, pero vale la pena porque hay un contacto entre ellos que es hermoso", resume Del Toro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios