Deportes

El Arcos vuelve a complicarse

  • Los de Fontana comenten los errores de siempre y caen frente a un filial superior

Nadie que estuviese ayer en el Barbadillo puede poner en duda la superioridad que mostraron desde el pitido inicial los pupilos de Rafa Berges ante un Arcos que continúa complicándose la vida en las últimas jornadas, principalmente en su propio campo.

El guión fue idéntico al que se ha visto en el coliseo arcense en las últimas jornadas. Un Arcos que no puede hilvanar dos pases seguidos frente a un contrario que le presiona muy arriba para dificultar la salida del balón, obligando a los serranos a pegar mil y un pelotazos sin ton ni son poniendo en bandeja al rival la posesión de la pelota y la iniciativa en el juego.

Al Arcos de la primera parte le costó un mundo sacar la pelota con criterio desde su área, presionado a tope por los puntas -Javi López, Carlos Martínez y Mané-, y por los medios cordobeses, Juanje y Toni Seoane, que, además, tenían en su delantero centro Javi López al referente fundamental en el juego aéreo, ganando casi todos los balones disputados en los saltos para prolongar la jugada.

El punta superaba a su par, Thomas Lang, que debutaba en casa, y hacía zozobrar la consistencia defensiva arcense. Muy pronto -minuto 6-, tuvo la primera ocasión para marcar, pero disparó a las nubes. Un minuto después, era Carlos Martínez el que ponía en jaque a Leñero en un intento forzado de media chilena que salió desviada, pero el panorama era similar a lo que la sufrida hinchada local está viendo en las últimas jornadas, un Arcos incapaz de salir de atrás y corriendo detrás del balón para recuperar alguna pelota con la que abastecer a los delanteros. Biri no pudo aprovechar su veloz arrancada para pillar a la contra al rival.

De tanto insistir en su empeño, pronto llegaría el primer gol visitante. Corría el minuto quince cuando Javi López, quién si no, marcaba de fuerte derechazo por bajo y superaba a la estática y lenta defensa arcense, sorprendida otra vez por la peligrosidad y el empuje de los atacantes visitantes.

Sin que al Arcos le diera tiempo de asimilar el mazazo, de nuevo Javi López se sacó una volea envenenada que superaba a Leñero y se estrellaba en el larguero. El equipo se encontraba desorientado, inseguro y nervioso ante la avalancha de juego de los de Berges, crecidos por el gol y por la aplastante superioridad que exhibían en el Barbadillo en un choque crucial para las aspiraciones de permanencia de los dos equipos.

Los arcenses seguían empeñados en fiarlo casi todo a los desplazamientos en largo como única e ineficaz arma para replicar a los cordobeses, que volaban en el campo. El balón quemaba en las botas de los serranos y nadie se atrevía a echarse el equipo a la espalda para poner la dosis necesarias de criterio y sensatez futbolísticos para sacar al Arcos del atolladero. Fontana reaccionó metiendo a Kevin por un desacertado Thomas Lang a la media de hora de partido para detener la sangría y reforzar la parcela ancha, retrasando a Casillas para frenar a Javi López, autor del primer tanto, verdadero incordio para la zaga local en toda la primera parte, y recomponer líneas en el descanso, pero el Córdoba aún no ha dicho su última palabra.

En el clásico minuto de prolongación de la primera mitad, Toni Seoane ejecutó magistralmente una falta al borde del área para poner la guinda al recital cordobesista. El único disparo del Arcos en el primer tiempo fue de Zurdito y se marchó fuera.

Fontana dejó en la caseta a César por Giovanni para meter peligro por la banda izquierda, bajando a Ciri al lateral izquierdo. El equipo parecía haber aprendido la lección y comenzó a tratar mejor la pelota, que ahora salía mejor jugada desde la defensa pero sin recompensa. El equipo peleó con rabia y amor propio para tratar de dar la vuelta al marcador, arrinconando al Córdoba con más ahínco que acierto. A los seis minutos, Biri lanzó bien aprovechando un pase de Giovanni, pero Sillero le sacó el balón al jerezano y enfrió la reacción arcense, que pasaba por marcar un gol que le hiciera creer en la remontada. Ahora, Fontana sacó a Pedro Herrera por Sierra, pero el cambio no dio resultado y cada vez le quedaba menos tiempo a los locales para intentar la hazaña.

El Córdoba se dejó querer confiando en la jugosa renta obtenida e intentó aprovechar los espacios para volver a marcar. En el 65, Carlos Martínez, el mejor de los visitantes, remató alto un centro desde la banda de José Manuel con toda la portería para él y en el 67 es Javi López el que malogra una ocasión de oro para hacer el tercero.

Un minuto más tarde, con todo el Arcos arriba buscando acortar distancias, Leñero se tuvo que emplear a fondo para detener un tiro de Mané. En el 70, le tocó el turno de perdonar la vida al Arcos a Carlos Martínez al fallar una volea en la boca de gol. Para rizar el rizo, Guti falló un penalti que le hizo José Manuel. Su tiro pegó en el poste izquierdo de la portería de Leñero, al que golpea el balón en el rebote. El partido terminó con algunos nervios en los locales, que no pasaron a mayores, y con la certeza de que tendrán que corregir muchas cosas para tratar de evitar un descalabro mayor.

Arcos: Leñero, Vito, Thomas Lang (Kevin 33'), José Manuel, César (Giovanni, 46'), Casillas, Óscar Monedero, Biri, Zurdito, Ciri y Sierra (Pedro Herrera, 61'). CÓRDOBA B: Sillero, José Manuel, Bernardo, Fran Cruz, Morante, Juanje, Rafa Gálvez, Carlos Martínez (Alfonso, 89'), Toni Seoane, Mané (Vega, 85') y Javi López (Guti, 80'). Árbitro: Vegas Torres (Colegio malagueño), bien. Amonestó a los locales César, Vito, Ciri, Leñero y Giovanni y a los visitantes Mane, Sillero y Guti. Goles: 0-1 (15') Javi López. 0-2 (46' de la primera parte) Toni Seoane. Incidencias: Unos 900 espectadores se dieron cita en el Antonio Barbadillo en una tarde soleada y con buena temperatura. Terreno de juego en buen estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios