Deportes

Beitia, luego Kevin y quizás Vivas

  • La saltadora es la baza para el podio El ochocentista y el lanzador sueñan con medalla

Un equipo español de 13 atletas (10 hombres y 3 mujeres), el tercero más reducido de la historia de los Mundiales en pista cubierta, compite desde hoy en Sopot (Polonia) con una opción real de medalla (Ruth Beitia en altura) y una posibilidad remota, la de Kevin López en 800 metros. "Ya toca medalla", admitió la capitana de la selección poco antes de viajar a Polonia. Beitia, que en los dos últimos años ha conseguido grandes éxitos al aire libre (oro europeo y bronce mundial), también frecuenta los podios bajo techo.

En los Mundiales en sala de Moscú 2006 se colgó el bronce; cuatro años después, la plata en Doha. Transcurridos otros cuatro, la discípula de Ramón Torralbo está lista para conquistar en Sopot su tercera presea. Beitia, actual campeona de Europa al aire libre y en sala, ocupa el segundo puesto del ranking mundial con una marca de dos metros, empatada con la croata Vlasic, que ha estado siete meses parada por lesión, y con la polaca Licwinko. Por delante de todas, la rusa Maria Kuchina (2,01).

La otra media opción corresponde a Kevin López, plusmarquista español de 800 al aire libre (1.43,74), que, como ocurre siempre en su prueba, habrá de librar una feroz batalla para sobrevivir a unas semifinales durísimas en las que sólo pasarán el primero de cada serie y tres por tiempos. Al sevillano, sexto en el ranking, le toca el número uno, el etíope Mohamed Amman. "Si supero las semifinales, esa misma noche soñaré con la medalla", anticipó Kevin, que debuta en unos Mundiales bajo techo pese a tener ya una consistente trayectoria.

El otro capitán es el lanzador de peso Borja Vivas, decimosexto en la lista mundial con los 20,51 que el 23 de febrero le dieron su sexto título nacional. El objetivo del malagueño será pasar a la final, a la que no pudo acceder en Turquía.

Isabel Macías acude sin presión, aunque asegura que está lista para intentar meterse en la final de 1.500, como hace dos años, cuando fue octava en Estambul. La aragonesa comparte objetivos con los otros dos mediofondistas: Adel Mechaal, subcampeón de España de 1.500 -le ganó Manuel Olmedo, que no está en el equipo por falta de mínima- y Toni Abadía (3.000).

También aspira a ganar plaza de finalista el relevo 4x400. El director técnico, Ramón Cid, se decidió a llevarlo tras estudiar a conciencia el ranking mundial del año, con la esperanza de que pueda llegar a la última carrera. Cid precisó las expectativas del equipo en Polonia: "Es imposible esconder a Beitia. Es nuestra principal expectativa de medalla. Luego está Kevin, sexto pero en una prueba muy dura. Vivas tiene opciones de estar en la final de peso. Esperamos cuatro finalistas y alguna medalla".

Beitia y Vivas serán los primeros en abrir el fuego. De entre los 587 atletas (310 hombres y 277 mujeres), a Beitia le ha tocado en suerte inaugurar la competición. A las 10:00 parte como la primera en el orden de actuación del grupo A de clasificación de altura. LA cántabra necesitará saltar 1,95 metros o terminar entre las ocho mejores para acceder a la final.

Cinco minutos después comenzará Vivas a ganarse un puesto en la final de peso. Para clasificarse tendrá que mejorar en 19 centímetros su marca personal (20,51) o estar entre los ocho mejores. Si pasa, volverá a competir a las 20:05 en la única final de la primera jornada. Por la mañana compiten también Mark Ujakpor (en las series de 400), Adel Mechaal (primera ronda de 1.500) y Kevin López (series de 800). Este último se batirá con el gran favorito, el etíope Mohammed Aman, en la primera carrera y sólo pasa directamente el primero. El sevillano confía en la repesca (tres por tiempos). Por la tarde será el turno de dos aragoneses: Isabel Macías, finalista hace dos años en Estambul, compite en la primera ronda de 1.500, y Toni Abadía en las series de 3.000.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios