Fútbol

Diego Galiano, de los terrenos de juego a los banquillos

  • El nuevo técnico del Guadalcacín repasa su amplia trayectoria deportiva y señala que el objetivo será la permanencia en División de Honor

Diego Galiano, celebrando el ascenso del Guada a Tercera: "Mi mejor recuerdo". Diego Galiano, celebrando el ascenso del Guada a Tercera: "Mi mejor recuerdo".

Diego Galiano, celebrando el ascenso del Guada a Tercera: "Mi mejor recuerdo".

Diego Galiano colgó las botas con la conclusión de la temporada en Tercera División, que acabó con el descenso del Guadalcacín a la División de Honor tras cinco temporadas en el fútbol nacional. El ya exfutbolista ponía fin de este modo a una carrera que comenzó en el equipo de su Guadalcacín natal y que se ha prolongado por espacio de 18 temporadas.

El central comenzó su andadura en el equipo de toda su vida, dando el salto posteriormente al Sevilla juvenil en su tercer año en esa categoría y luego se marchó cedido al San José de la Rinconada y a la UD Los Palacios para volver posteriormente al primer filial sevillista hasta convertirse en un trotamundos del fútbol con presencia en la Cultural Leonesa, Logroñés, Balompédica Linense, Lleida, Polideportivo Ejido y Racing Portuense para regresar a mediados de la temporada 2012/2013 al Guadalcacín, donde ha pasado las últimas seis temporadas.

De su paso por todos estos equipos, afirma que “guardo un cariño especial por todos ellos porque en todos sitios me trataron muy bien, en algunos nos fue mejor la cosa en lo deportivo y en otros no, pero siempre hay que quedarse con lo positivo”. De cualquier modo, resalta que su paso por Logroño le marcó. “Es una ciudad muy bonita y los dos años que pasé allí fueron buenos, disfruté bastante aunque económicamente pasamos por algunos apuros que al final terminaron arreglándose”. Luego, en el Sevilla “aunque cerca de casa, fue mi primera experiencia fuera de casa y del Poli Ejido también guardo buenos recuerdos, aunque en general de todos los sitios me llevé un buen recuerdo”.

"Mi mejor recuerdo es el ascenso a Tercera con el Guada y el peor, el descenso este año y el año del Sevilla B, nos quedamos fuera en el 90"

Tantas temporadas dan para mucho y afirma que lo mejor es “los compañeros y las personas que conoces en este mundo. En mi etapa en el juvenil del Sevilla coincidí con Diego Capel, Sergio Ramos, Jesús Navas o Antonio Puerta. Luego, en el Logroñés tuve de compañero a Santamaría, que había jugado en el Barcelona, y a Rubén Suárez, un delantero que jugó en Primera con el Oviedo”. Y en cuando a entrenadores “he tenido muchísimos buenos técnicos: Quique Setién, Luis de la Fuente, Manolo Jiménez, Abadía, Julio Velázquez... De todos se aprende y uno va cogiendo cositas de todos. Por ejemplo, Quique Setién ya tenía por entonces la misma idea de fútbol que ahora, en eso no partía peras”, recuerda.

Defendiendo a David Narváez en su etapa en el Racing Portuense, donde fue capitán. Defendiendo a David Narváez en su etapa en el Racing Portuense, donde fue capitán.

Defendiendo a David Narváez en su etapa en el Racing Portuense, donde fue capitán.

En tantas temporadas, siempre quedan recuerdos bonitos y amargos. Galiano afirma que su peor momento le cogió bien pronto: “Nos quedamos a un gol del ascenso a Segunda con el Sevilla B. Fue contra el Zamora. Habíamos empatado a cero allí y en el Pizjuán nos pusimos por delante y en el minuto 90 lanzaron una falta que dio en la barrera y entró en nuestra portería. Fue un golpe muy duro. Ahí empecé a darme cuenta de que en el fútbol no todo es color de rosa. Aparte, el descenso este año con el Guada, también está entre los peores momentos”.

A la hora de responder al mejor recuerdo, lo tiene claro: “El ascenso a Tercera con el Guadalcacín. Llegué la temporada anterior a mitad de liga tras dejar el Portuense por problemas económicos. Ha sido la única vez que me he ido a mitad de temporada de un equipo. Ese año salvamos la categoría y al siguiente hicimos una gran temporada que coronamos con el ascenso en Chiclana”.

"El tobillo me estaba dando mucha lata, pero ya echo de menos el fútbol, ha sido mi vida siempre"

La última temporada en el Guadalcacín ha sido un calvario para el excapitán azulón debido a una lesión de tobillo que sufrió a principios de Liga y de la que no se terminó de recuperar. Galiano asegura que “se me hace raro eso de que me llamen exfutbolista porque yo aún me siento jugador, pero el tobillo ha dicho hasta aquí hemos llegado. Lo he pasado mal esta temporada porque quería ayudar al equipo y no podía y cuando volví lo hice sin estar al cien por cien, en cada esprín me dolía muchísimo. Así que la decisión ha sido dejarlo aunque ya lo echo de menos, porque el fútbol ha sido mi vida siempre”.

El técnico va a contar con Seda como preparador físico, que sigue así en la entidad guadalcacileña; Borrego, como segundo y que hará también las funciones de entrenador de porteros; y Míriam como delegada de equipo. La idea de Galiano es comenzar hacia la tercera semana del mes de julio y con buena parte del equipo ya configurado.

Ahora y hasta el inicio de la temporada tiene que cumplir con la doble misión de director deportivo y entrenador. En la primera faceta, tiene que reforzar una plantilla de la que van a quedar pocos jugadores. La idea del ya nuevo técnico del Guadalcacín es quedarse con una pequeña base y para ello ya ha hablado con Luis Castillo, Juanjo, Pulido y Robert, mientras que con Gómez ya se ha alcanzado un acuerdo y también cuenta con el juvenil Fernando, una de las pocas gratas noticias en el Guada la pasada campaña. El entrenador guadalcacileño ya ha podido hablar con estos cuatro jugadores, y alguno le ha mostrado la intención de seguir jugando en Tercera, como es el caso de Luis Castillo, que no obstante no ha cerrado la puerta a continuar en el Guada.

"Vamos a tener un presupuesto de los más bajos, no hay para más y el objetivo será la permanencia"

Y es que a pesar de ser un recién descendido de Tercera, el Guadalcacín volverá a bajar el presupuesto y las metas no van a ser, a priori, ambiciosas. Al contrario, Galiano quiere pisar terreno firme y avanza que “con el dinero que vamos a contar, el objetivo va a ser conseguir la permanencia en la categoría. Tenemos un presupuesto muy pobre, hay que ser realistas y tendremos que luchar y sufrir para mantenernos. Probablemente volvamos a tener uno de los presupuestos más bajos de la categoría y hay que hilar muy fino para ver la gente a la que se le puede dar algo por estar aquí. El objetivo es mantenerse, desde el punto de vista económico no tenemos para más”.

Una categoría que además se presume de nivel porque aunque han abandonado la División de Honor equipos como Antoniano, Rota y Pozoblanco, militarán Espeleño, Cabecense -descendidos de Tercera- y es posible que también caigan Écija y Arcos “por lo que podemos tener una categoría igual o más dura que la de esta temporada, con desplazamientos incluso más largos porque de momento, de la provincia sólo estamos nosotros y el San Roque. Si Arcos y Écija se quedan en Tercera, mejor”.

En el Álvarez Claro, en un partido contra el Melilla defendiendo la camiseta del Poli Ejido. En el Álvarez Claro, en un partido contra el Melilla defendiendo la camiseta del Poli Ejido.

En el Álvarez Claro, en un partido contra el Melilla defendiendo la camiseta del Poli Ejido.

Sobre la idea de juego del Guadalcacín, Diego Galiano apunta a una vuelta a lo que siempre ha caracterizado al Guada: lucha, entrega, coraje y hacer del Fernández Marchán un fortín. “En el Guadalcacín no podemos ser el Barcelona con el balón en los pies y sí un equipo más rocoso y fuerte a balón parado, aunque todo dependerá de los jugadores que podamos incorporar. Lo que te da puntos es tener un buen delantero, un portero que te dé seguridad, una defensa fuerte y un buen pivote defensivo, pero en esta categoría y en otras y al final los partidos los gana el bloque”. Así, las claves serán “hacer un equipo que sea muy fuerte en casa para sacar los máximos puntos posibles y fuera intentar rascar todo lo que se pueda”.

Quiere una plantilla “lo más amplia posible” aunque va a depender mucho del presupuesto. “Me gustaría tener 18 o 19 jugadores y completar con juveniles pero igual te interesa tener 17 jugadores para poder traer un futbolista que quieras tener porque entiendes que va a ser importante. Ya veremos hasta dónde podemos llegar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios