Deportes

España comienza con una cómoda victoria

  • La selección kajaza no fue rival para la selección nacional (31-10), candidata a medalla en el Mundial

La selección española femenina de balonmano, vigente subcampeona de Europa, arrancó su andadura en el Mundial de Dinamarca con una plácida victoria (31-10) sobre Kazajistan, en un encuentro que no pasó de ser apenas un simple entrenamiento para el conjunto español.

Los cinco goles que las de Jorge Dueñas encajaron en la primera mitad (16-5) hablan de la enorme distancia que separa en estos momentos al equipo español, un claro aspirante a medalla, de una selección kazaja, cuya presencia en el Mundial tan sólo se justifica en los intentos de globalización de este deporte.

De hecho, España apenas necesitó aplicarse mínimamente en defensa para dejar sentenciada una contienda, en la que las guerreras ya mandaban a los quince minutos de juego por un contundente 9-1 en el tanteador.

Tampoco tuvo problemas el equipo español en ataque, donde la movilidad de las jugadoras españolas se convirtió en un problema irresoluble para Kazajistán, que vio cómo una y otra vez llegaba con absoluta comodidad el balón a las jugadoras rivales de segunda línea.

Fue ésa una circunstancia que no desaprovecharon las extremos Carmen Martín y Marta López para cerrar el choque como las máximas realizadoras del equipo español con seis y cinco tantos, respectivamente. De hecho, sólo dos jugadoras se quedaron entre las españolas.

Es un dato que confirma el equitativo reparto de minutos que concedió el seleccionador español, que aprovechó para rodar a todas sus jugadoras, incluida, la lateral Lara González, que dos meses después, volvió a pisar una pista de balonmano, tras recuperarse de la lesión de rodilla.

Un carrusel de cambios que rebajó considerablemente la concentración del equipo español en el arranque de la segunda mitad, tal y como confirman los más de siete minutos que España tardó en anotar su primer gol (17-7) en el segundo parcial.

Hecho que disgustó al seleccionador español, que enfadado se vio obligado a pedir un tiempo muerto para activar a un conjunto nacional que no dio más concesiones (31-10).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios