Xerez deportivo

Higuera, frente al reto de su primera victoria

  • Lamenta no poder contar con los refuerzos y admite que el grupo está "tocado por la goleada" pero "necesitamos ganar al Sevilla C y lo haremos"

Después de una nueva semana marcada por la actualidad institucional y el interés del grupo de Mallorca en invertir en el Deportivo, el Xerez se encuentra a las puertas de una importante final, está ante uno de esos partidos que pueden marcar claramente su futuro. Recibe mañana en las instalaciones de La Granja al Sevilla C, su rival más directo en estos momentos en la desesperada lucha por la supervivencia en Tercera División.

Higuera no lo ha tenido fácil estos días y le ha costado más de la cuenta digerir tanto la goleada como el esperpéntico arbitraje de Montijano Linde, que le cortó las alas a su equipo cuando ganaba 0-1 al Betis B en la Ciudad Deportiva Luis del Sol primero con la injusta expulsión de Nico por doble amarilla y luego al conceder el tanto del empate verdiblanco, anotado por Juanma en claro fuera de juego.

El preparador cacereño a pocas horas del encuentro asegura que "a ver si montamos un buen equipo para dar la cara ante el Sevilla como lo hicimos ante el Betis y logramos la primera victoria, que se nos está resistiendo demasiado. Los chavales están mentalizados, saben que tenemos una buena oportunidad, que jugamos en nuestro campo y que sólo nos vale ganar, ganar y ganar ante un rival directísimo".

En cuanto a todo lo que sucedió la pasada semana en Sevilla, no esconde que "la contundente derrota ha afectado a los chavales, es lógico que saliesen tocados. De todos modos, están con ganas. Hemos hablado con ellos, hemos intentado corregir lo que sucedió en la segunda parte y hemos trabajado las acciones a balón parado, nos cayeron así todos los goles y tampoco es normal".

Después, de los últimos acontecimientos, él anímicamente se encuentra "fuerte y con ganas lo que sucede es que no es esto lo que yo me esperaba. Esperaba tener montando ya un grupo fuerte, un buen bloque y haber ganado algún partido. Mi intención era el de afrontar mejor la segunda vuelta y terminar bien la temporada. Tenía unas expectativas más altas que todas las que se están dando y sigo peleando por ellas, no me voy a venir abajo. Estoy luchando para que esto termine bien y quedarnos en Tercera. Yo sigo por eso. Creo en el proyecto, ya lo he dicho, irme ahora sería de cobardes. Si logramos preparar bien al equipo con los refuerzos terminaremos disfrutando con los chavales".

Al Xerez se le achaca que no sabe competir por la falta de experiencia de sus jugadores y ese es otro factor que Higuera está intentado solventar. "El equipo competir compite, lo que sucede es que tiene que competir los noventa minutos, le falta continuidad. Esto es fútbol, estás expuesto a que te metan un gol y a que el contrario se ponga por delante en el marcador. A partir de ahí, ellos no se pueden hundir, tienen que arrear mucho y competir más para contrarrestar la adversidad. Lo entiendo porque, como yo digo, estamos cogidos con alfileres, cualquier cosita nos afecta. Estamos tratando de que eso no sea así y ojalá lo logremos".

Otro aspecto que también está comenzado a pasar factura ya al equipo es la racha de malos resultados. Los azulinos suman ya once jornadas sin ganar. El entrenador xerecista lo sabe y no oculta que "eso pesa bastante pero también sabemos que con cuatro o cinco triunfos tendremos los deberes hechos. Lo que intentamos es cortar la racha y sumar dos victorias seguidas. Seguro que con eso todo cambiaría mucho, los tres puntos nos ayudarían mucho, nos vendrían fenomenal".

La plantilla se ha reforzado pero las dudas sobre su potencial no han desaparecido. Higuera afirma que "con lo que hay vamos justos. Me gustaría que viniesen al menos dos delanteros más. La próxima semana creo que ya podré contar con todos. No obstante, no es fácil reforzarnos más porque sólo pueden venir futbolistas que hayan sido profesionales y estén en paro".

Centrado en el partido, no quiso hablar demasiado del famoso grupo de Mallorca ni de cómo habían ido las conversaciones entre Ricardo y ellos. "No es momento de hablar de eso, ya lo haremos la próxima semana. Espero que se queden. He tirado de ellos para que nos echen un cable y para ver si les interesaba la opción y ahora no les voy a dejar tirados. De todos modos, si ellos no entran y todo sale de otra forma, pues entonces el planteamiento sería otro, tendría que irme".

Sobre los jugadores que han traído los baleares sin saber aún si van a entrar o no en el club, desvela "son futbolistas que ellos tienen en una de sus empresas, son buenos jugadores, muy jóvenes y quieren promocionarles. Saben que estoy aquí, que les voy a poner y que pueden explotar. Son buenos jugadores y es una buena apuesta, otra cosa es que nos quisieran meter algún que otro bacalao".

Por último, valoró el encuentro de mañana ante el Sevilla C. Se muestra "más preocupado por mi equipo que por el rival. Ante el Betis B, que tiene jugadores elegidos para estar ahí, dimos la cara en la primera parte y nos hundimos con las decisiones arbitrales. Después de ver eso, lo que quiero es que ellos encaren el encuentro con la misma actitud y la misma mentalidad, creo que pueden. Si somos capaces de competir durante los noventa minutos sin bajar la guardia, sacaremos el partido adelante seguro. Ganar nos daría la vida, el partido es más que importante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios