Fútbol l Liga BBVA

Monumento al buen juego

  • Valencia y Villarreal disputan un auténtico partidazo, plagado de intensidad, fútbol de calidad y goles en el que ninguno de los dos merece salir derrotado

El campo de Mestalla vivió un festival de fútbol y goles en el partido de rivalidad entre equipos de la Comunidad Valenciana que finalizó con empate a tres entre el Valencia y Villarreal, dos equipos que en caso alguno merecieron perder.

Desde el primero al último momento los jugadores de ambos conjuntos lucharon, corrieron, demostraron calidad y se entregaron en pos del triunfo en un encuentro lleno de alternativas.

Ya la primera parte fue eléctrica, con goles, postes, acciones ofensivas y una gran intensidad en el juego por parte de ambos equipos. El primer gol, marcado de cabeza por Baraja en el primer minuto de partido fue todo un presagio, ya que a continuación, el Villarreal se lanzó decididamente al ataque y, a los cinco minutos, ya había enviado dos balones al poste, aunque a los diez perdía por 2-0, tras una excelente acción de Villa.

El partido no se rompió, sino que había empezado roto. Prueba de ello fueron las alternativas constantes de ambos equipos ante la meta rival a partir de ese momento.

Para ello, el Villarreal utilizó la clarividencia de Ibagaza, que abasteció de innumerables balones a sus delanteros, tanto en acciones de ataque como a balón parado, mientras que el Valencia logró crear peligro ante la meta de Diego López en rápidas y precisas salidas al contragolpe.

Así las cosas, el balón fue más del Villarreal que del Valencia, al menos hasta que restaban diez minutos para el descanso, cuando las aproximaciones del equipo local se intensificaron hasta el punto de que pareció más próximo el 3-0 que el 2-1.

Sin embargo, un cabezazo del argentino Fabricio Fuentes en el minuto 45, a la salida de un córner, puso el 2-1 en el marcador y abrió toda la emoción para la segunda mitad de un encuentro que, hasta ese momento, había sido excelente y que llegó a su ecuador con menos goles de los que mereció.

El segundo tiempo se ajustó más a lo esperado del partido, ya que ambos equipos se sosegaron y trataron de medir sus fuerzas con más prudencia, conscientes los locales de la importancia de la ventaja en el marcador y sabedor el Villarreal de que un tercer tanto del Valencia sería letal.

El juego se embarulló, hubo más fricciones y alguna jugada polémica, por que el espectáculo del primer periodo dejó paso a la emoción del segundo, aunque tras la entrada de Pires el dominio se decantó ligeramente a favor del equipo forastero.

El Villarreal encontró premio a su convicción con el gol de Llorente, a un cuarto de hora del final del encuentro, y el Valencia a su tesón con el inmediato tanto de Edu, que devolvió la ventaja al equipo local y abocaba el partido a un final trepidante.

En el minuto 83 Joaquín cometió penalti sobre Capdevila y Rossi estableció el empate a tres de fuerte zurdazo. El partido se puso para el Villarreal, aunque acabó con el Valencia volcado sobre la meta del rival.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios