Mundiales de Atletismo

Moscú espera a un Bolt más maduro

  • El jamaicano dejó a un lado sus excentricidades y su vida nocturna para centrarse en sus metas más firmes.

Sigue fiel al estilo cool que lo convirtió en una celebridad más allá de sus récords, pero, a punto de cumplir 27 años, el jamaicano Usain Bolt afronta los Mundiales de atletismo de Moscú de una forma más madura.

Con el deporte sacudido por los escándalos de dopaje, la superestrella del sprint parece dispuesta a echarse sobre los hombros la credibilidad de todo su deporte y eso exige quizá una actitud más circunspecta.

Bolt bailó desenfadado al ritmo del reggae sobre el escenario que la marca deportiva que lo patrocina montó el domingo en el Gorky Park de Moscú. No faltaron las bromas y las risas, pero, según sus palabras, eso fue todo. El jamaicano, que entre sus títulos olímpicos de 100 y 200 metros en Londres 2012 no tuvo reparo en colgar una foto en Twitter en la que aparecía a las tres de la mañana con tres deportistas suecas, asegura que hace dos semanas que no sale.

Bolt nota las advertencias que le manda su cuerpo. "Tiene que ver con cosas como salir", aseguró en una entrevista con el diario The Guardian. "Hace unos años podía salir y entrenar al día siguiente. Ahora no. Necesito controlar mi entrenamiento. Tengo que meterme en baños de hielo. Los tomo tras el entrenamiento y duele, pero hago lo que tengo que hacer".

Las palabras de Bolt deben sonar como música celestial en los oídos de su entrenador, Glen Mills, quien al principio de su carrera criticó la pereza en su trabajo.

Con los años, el entrenador milagro consiguió que Bolt prestara más atención a los detalles. El recordman mundial, que comía nuggets sin control cuando explotó como estrella en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, cuida ahora su dieta, se va pronto a la cama y pone todo el foco en los entrenamientos.

Hace tiempo que Bolt no habla de locuras como jugar profesionalmente al fútbol o al cricket. Tampoco está en su programa pasarse a los 400 metros o probarse en el salto de longitud. El jamaicano quiere centrarse en hacer lo que mejor sabe: correr rápido, y hacerlo hasta los Juegos de Río de Janeiro 2016.

"Seguramente creció con el sueño de jugar en el Manchester United o ser profesional de cricket cuando era niño", dijo el ex sprinter namibio Frank Fredericks, cuatro veces subcampeón olímpico. "Pero con los años se dio cuenta de lo importante que es para nuestro deporte, del icono que es para nosotros", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios