Deportes

Moyano dice en su adiós que Muñoz no le ha traicionado

Javier Moyano se despidió ayer del Cádiz. Ningún dirigente se acercó a la cita y sólo el coordinador de la cantera, Quique González, estuvo presente en la sala de prensa del Ramón de Carranza.

"Muñoz delegó en mi persona hace siete meses, pero ahora entra un consejo ejecutivo. Me voy sin rencor a nadie porque son circunstancias que se dan en cualquier empresa. Han sido siete meses difíciles por un descenso doloroso para todos y la entrada del club en ley concursal, que es lo mejor en estos momentos. Hemos logrado en este tiempo configurar una buena plantilla para segunda B y las opciones de ascenso son importantes", dijo en primer lugar como resumen de su etapa.

Tras disculparse de los errores cometidos, matizando que "no fueron intencionados", recordó que desde su llegada "la intención de Muñoz era dejar el club en manos de profesionales, pero ahora las circunstancias son otras y no es lo que comentó Muñoz en su día". No obstante, mostró su apoyo al máximo accionista. "No me considero traicionado por Muñoz. Rompo una lanza en su favor, pero que alguien se eche para adelante. Le aconsejo que venda, aunque en Segunda B es complicado cuando existe una deuda". Su adiós es forzado, tal y como explicó, por la nueva configuración del consejo. "Hay demasiados gallos para este corral, por lo que no me quedaba otra alternativa al no pintar nada", apostilló.

La parte más crítica de su intervención llegó cuando salió a relucir su salario y que los primeros comentarios sobre éste salieron del consejo. "Era falso lo que se decía de mi nómina, de los nueve mil euros que se hablaba. Son doce pagas de cuatro mil cien euros, y en Segunda A era más, pero nunca llegó a los nueve mil. Hay gente que te defrauda y habla más de la cuenta; si lo dijo un consejero es un tarado o miente. Así de claro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios