balonmano

Revés a Karabatic al apelar en el juicio de las apuestas

Nikola Karabatic fue condenado en apelación a dos meses de cárcel, exentos de cumplimiento, y una multa de 10.000 euros por su implicación en un caso de apuestas ilegales y amaño de partidos. Se trata de una pena superior a la dictada en primera instancia, cuando el jugador había sido condenado sólo a 10.000 euros de multa. La sentencia, dictada por el Tribunal de Apelación de Montpellier, se conoce tres días después de que Karabatic liderara a Francia en la conquista de su sexto Mundial.

Los jueces consideraron a Karabatic, a su hermano Luka y a otras 14 acusados culpables de estafa y de haber llevado a cabo maniobras fraudulentas, por lo que fueron condenados a penas de entre 10.000 euros a 40.000.

El galo recurrió la pena de 10.000 euros, agravada con dos meses de cárcel

Los hechos que se le reprochan al jugador galo datan del 12 de mayo de 2012, cuando su conjunto de entonces, el Montpellier, disputó un partido contra el Cesson, que peleaba por evitar el descenso. El equipo de Karabatic, que ya tenía garantizado el título, perdió ese encuentro y las autoridades francesas descubrieron que se había registrado una importante cantidad de dinero apostado. En concreto, se habían apostado 100.000 euros al resultado del partido en el descanso, lo que se tradujo en ganancias de hasta 300.000 euros. Las pesquisas demostraron que detrás de esas apuestas estaban familiares de algunos jugadores, entre ellos la esposa de Karabatic, que jugó 1.500 euros.

La estrella del balonmano francés, que en un principio hizo una defensa muy agresiva de su caso, ha ido con el tiempo moderando las formas, aunque siempre defendió su inocencia. El jugador puede aún recurrir el fallo.

La mayor pena dictada recayó en el gerente del despacho de apuestas Nicolas Gillet, condenado a cuatro meses de cárcel (sin cumplimiento) y 40.000 euros de multa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios