FÚTBOL l Segunda División A

La fortuna se alía con el Éibar

  • Un gol de Dani Martino de falta acaba con un Cádiz que tuvo más oportunidades

Un gol afortunado de Dani Martino al filo del descanso sirvió al Éibar para sumar tres importantes puntos a costa del Cádiz, que dispuso de más y mejores ocasiones pero se topó con el acierto del meta Cuéllar y, en última instancia, le faltó la suerte que tuvo su rival en la primera parte.

El conjunto cadista pudo anotar ya en el minuto 2, pero el disparo de Natalio desde el interior del área no terminó en la red porque el guardameta cedido por el Atlético de Madrid voló para despejar a saque de esquina, y al cuarto de hora de juego, un saque de esquina a cargo de Gustavo López se estrelló en el poste derecho de la meta armera, ante el susto de la parroquia local.

Con el paso de los minutos, el encuentro se equilibró y también el Éibar pisó el área visitante, a través de Del Olmo, aunque su centro no lo pudo rematar Codina porque se anticipó Contreras, y luego un cabezazo de Biel Medina salió ligeramente desviado.

Cuando el encuentro se encaminaba al descanso, Martino sorprendió con un lejano lanzamiento de falta que atravesó la maraña de jugadores de uno y otro equipo para pegar en el poste derecho y morir en la portería de un cariacontecido Contreras, que no daba crédito al tanto que acababa de encajar.

En la segunda parte, el Cádiz se volcó en ataque, con cambios ofensivos de su entrenador, y el Éibar reculó para defender con uñas y dientes su botín, aunque sin olvidarse del contraataque, pero el balón rondó más el área de Cuéllar, que se lució en dos disparos de Gustavo López, el segundo muy potente tras un lanzamiento de falta, sin que Enrique pudiera aprovechar el rechace que le cayó cuando no lo esperaba.

El portero extremeño volvió a mostrarse acertado en un libre directo que esta vez lanzó bastante bien Parri y, ya en el minuto 88, Natalio tuvo el empate en sus botas, pero el remate a la media vuelta en el área pequeña fue sacado bajo los palos por el canterano Beñat Larrañaga, que minutos antes había entrado en el terreno de juego y evitó que dos puntos volaran de Ipurúa.

Los amarillos, con esta derrota, se complican la vida, ya que se colocan a sólo cinco puntos de los equipos que están luchando por escapar de los puestos de descenso. El equipo de Calderón no acaba de remontar el vuelo y lo de luchar por la parte alta lo va a tener que dejar para otra temporada. Mientras, el Éibar suma ya 37 puntos y tiene muy cerca lograr la salvación, el objetivo que se marcó esta temporada después de recuperar la categoría el pasado verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios