Deportes

Más juego que puntos para la 'bestia negra'

  • La defensa y la capacidad anotadora de Marcos Márquez son sus mejores armas

A Las Palmas le tocó el curso pasado sufrir mucho más de lo esperado para salvar la categoría porque durante muchas jornadas llegó a ser colista. Con la llegada al banquillo de Juan Manuel Rodríguez, la dinámica del equipo cambió de forma radical y completó una segunda vuelta espectacular.

Esta temporada, con la lección bien aprendida, no se ponen metas y su sueño es el regreso a Primera, aunque saben perfectamente que para reverdecer antiguos éxitos aún les queda. Para colmo, perdieron a dos de sus mejores exponentes del último curso, Adrián Colunga, ahora en las filas del Recreativo de Huelva en Primera , y Trashorras, que abandonó Canarias para recalar en el Celta de Pepe Murcia. Curiosamente, el centrocampista se cruzó en el camino con Jorge Larena, que ha vuelto a la que fue su casa después de tres años en el cuadro celeste, para intentar liderar el centro del campo amarillo.

Sin embargo, el comienzo de Liga no está siendo fácil para Las Palmas, la bestia negra de los azulinos cuando le reciben como locales, equipo del que se puede decir en estos momentos que no tiene en su casillero los puntos que merecería en función del juego que está exhibiendo. Se ha enfrentado a casi todos los gallitos de la categoría y no ha obtenido la recompensa merecida. Sólo tiene nueve puntos y ocupa la decimoprimera posición.

Sus mejores armas, sin lugar a dudas, son su consistente defensa y el potencial de Marcos Márquez, un jugador que ha madurado y explotado en Las Palmas.

Santamaría se ha convertido en un seguro de vida y es todo un experto en parar penaltis. Desde que debutó con el equipo le han lanzado siete y ha detenido cinco.

La línea de cuatro es innegociable para un Rodríguez que tiene una fe ciega en sus zagueros y en todos los partidos han repetido. David García, Samuel, López Ramos y Dani López son sus elegidos para arropar a su portero.

En el centro del campo, cuenta con jugadores de calidad, con ese sello canario que sólo ellos saben imprimir a un fútbol que agrada dentro y fuera de Canarias.

Los fichajes que han realizado le están respondiendo, a excepción de Amaral, que aparece y desaparece como por arte de magia tanto del once titular como de las alineaciones.

Dani López, procedente del Salamanca, es fijo en defensa, Pablo Sánchez, se ha ganado la confianza del entrenador y también la de una afición que le está reconociendo su trabajo y el venezolano Rondón también pisa fuere, No quiere perderse ningún partido con su equipo y hasta ha renunciado a jugar un par de amistosos con su selección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios