Iniesta se despide del Barcelona

El barcelonismo despide a la leyenda Iniesta

  • Deja un palmarés de nueve Ligas, cuatro Champions, seis Copas del Rey, tres Supercopas de Europa y tres Mundiales de Clubs

Iniesta, manteado Iniesta, manteado

Iniesta, manteado / Efe

En un Camp Nou sólo iluminado por los flashes y a ritmo de batucada, el Barcelona festejó el octavo doblete de su historia, al tiempo que despedía definitivamente a su capitán, el mágico Andrés Iniesta.

Entre la alegría, la emoción y la nostalgia, el club azulgrana puso fin a su gran temporada con un espectáculo de música, fuego y color, que rindió tributo a los campeones de la Liga española y de la Copa del Rey y, sobre todo, a Iniesta.

El capitán que se va, a sus 34 años y después de 22 en el club catalán, levantó su novena y última Liga, después de que el entrenador Ernesto Valverde, sus ayudantes y toda la plantilla del Barcelona fueran llamados uno a uno, entre el clamor de la hinchada, para conformar un pasillo de honor junto al círculo central. 

El genial mediocampista español lo traspasó último, tras el argentino Lionel Messi, aclamado por los fans después de conquistar su quinta Bota de Oro.

Entre dos globos que desplegaron dos grandes banderas, una con los dos trofeos conquistados y la palabra "Campeones" y la otra con el símbolo del infinito -un ocho acostado también- y el lema "Infinit", Iniesta recibió entonces de manos del nuevo presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, su trigesimosegundo trofeo con la camiseta azulgrana. 

Entre gritos de "¡Iniesta, Iniesta, Iniesta!" y con las lágrimas al borde de sus ojos verdes, lo alzó y lo compartió con sus compañeros, antes de hacerse la foto oficial también con la Copa del Rey.  

"Hoy es un día difícil, pero han sido 22 años maravillosos. Ha sido un orgullo y un placer defender y representar este escudo, para mí el mejor del mundo", dijo Iniesta, visiblemente emocionado, después de recibir su camiseta enmarcada de manos de su esposa y de sus hijos y una foto de las de sus padres y su hermana.

"Os voy a echar de menos. Gracias a todos por todo el cariño y el respeto que me habéis mostrado desde el primer día que llegué y por este mes en que intentastéis convencerme de que me quedara. Os llevaré en mi corazón para siempre", continuó el "mago español", mientras el uruguayo Luis Suárez y Jordi Alba no podían contener las lágrimas.

"Estos días me he quedado sin palabras. Así que visca el Barça, visca Catalunya y visca Fuentealbilla", concluyó Iniesta, antes de que sus compañeros lo mantearan. 

Después, todos juntos -el único ausente fue el brasileño Paulinho con permiso del club-, y acompañados de sus hijos, dieron la tradicional vuelta al Camp Nou. 

El hombre que convirtió a España en campeona del mundo con su gol en la final del Mundial de Sudáfrica 2010 había sido señalado instantes antes por el "speaker" del Camp Nou como el futbolista de referencia para los valores que intenta representar el club catalán.

"Nuestros valores los hemos aprendido de ti, de tu humildad, de tu perserverancia (...). Ahora, tenemos que aprender a compartirte con el mundo, porque eres universal, infinito", pudo oírse por la megafonía de un Camp Nou volcado con su ídolo. 

Minutos antes, Iniesta había tenido el broche de oro a su brillante carrera en el Barcelona -nueve Ligas, cuatro Champions, seis Copas del Rey, tres Supercopas de Europa y tres Mundiales de Clubs-, con su último triunfo con la camiseta del Barcelona, un 1-0 ante la Real Sociedad en la última fecha del campeonato.

"Ha sido emocionante, son momentos históricos que todo el mundo recordará", afirmó Valverde, también emocionado. 

Los homenajes, que se iniciaron el día que anunció el fin de su fabulosa etapa en el Barcelona y habían tenido el penúltimo capítulo el viernes, cuando el club le rindió su tributo en un acto privado al que acudieron numerosas personalidades, se sucedieron durante todo el choque. 

Desde el mosaico de "Infinit Iniesta" que lo recibió hasta los cánticos finales, pasando por una enorme pancarta de agradecimiento "por tanto", todo apuntó hoy al "mago" español, el único futbolista que logró la admiración unánime de compañeros y rivales y de todas las hinchadas del fútbol español. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios