Deportes

"La solución a tanta violencia es que se aplique la Ley del Deporte"

El colectivo árbitral vive días difíciles por ser el centro de los agresores que invaden el fútbol. El cabeza visible de los que imparten justicia en los partidos, respalda a los colegiados. Nunca se había pitado con tanto miedo y jamás se había organizado un plante que paralizara el balón en la mayoría de campos de la provincia.

-¿Considera que la violencia sobre los árbitros ha llegado a una situación extrema?

-Más bien está llegando. Se están produciendo incidentes en el fútbol base, donde los niños están en formación y donde los padres son los que agreden a los árbitros, lo que es una barbaridad y el peor ejemplo posible para los niños.

-La Jornada de Reflexión es el primer paso que dan los colegiados. ¿Qué está por venir si el asunto no mejora?

-Tiene que mejorar. He sondeado a algunos pesos pesados de las diferentes subdelegaciones de árbitros y todos me dijeron que no pasaban por esto y que tenían que poner freno a tanta agresividad sobre ellos. Los árbitros no pueden salir a pitar con miedo porque pierden su independencia. El paso lo dan ellos, pero el asunto se debe arreglar aplicándose la Ley del Deporte, que está para algo.

-Por lo tanto se entiende por sus palabras que la Subdelegación del Gobierno debería hacer algo más.

-Entiendo que es así, más aún conociendo al señor subdelegado, que es una persona seria. Muy pronto vamos a tener una reunión con él en la que pondremos encima de la mesa todos los incidentes que se han registrado. Este hombre tendrá que poner medidas. Pero la solución es que se aplique la Ley del Deporte. Hay que meter sanciones más fuertes y la gente se lo pensará más. Al agresor del árbitro de Jerez le han caído 120 euros de multa..., ¿qué hacemos después de esto?

-El tema de fondo es un problema de educación y formación, ¿lo asume de esta manera?

-Pienso que es un problema sociológico. Vivimos en una sociedad en la que la agresividad está a flor de piel y el fútbol es un reflejo de la sociedad, todavía más en un recinto donde accede tanta gente, cada uno de su padre y de su madre. Hace veinte días, en la cena de Navidad que llevamos a cabo el colectivo, hablé con varios árbitros de dieciséis años y todos me dijeron que estaban asustados. Bajo mi cargo hay más de un centenar de árbitros por debajo de la mayoría de edad

-¿Qué responsabilidad tienen los clubes?

-La responsabilidad tiene que ser compartida. El peso de los padres en los clubes es muy importante porque ya no hay gente que venda lotería, que busca ayuda y que trabaja por el club. El poder es de los padres, que pagan las cuotas de sus hijos. Y entre esos padres hay gente con preparación y gente que no. Los clubes y los padres necesitan formación. El problema es que hace dos años la Federación Gaditana organizó varias charlas para técnicos y delegados del fútbol base, y fue un fracaso. No tienen inquietud por formarse.

-Si fuera árbitro en activo, ¿qué postura adoptaría?

-Estaría detrás de la pancarta porque estoy totalmente de acuerdo con lo que están haciendo. Asumo mi responsabilidad como cargo federativo. Siempre hubo agresiones en categoría sénior, que yo las sufrí cuando pitaba, pero no en las de niños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios