Economía

Banca Cívica capta 300 millones en el primer día de venta de acciones

  • Más de 25.000 clientes formulan mandatos de compra para participar en la oferta · La entidad presenta a los inversores la solidez de su proyecto en la bolsa de Madrid

El primer día de comercialización de la Oferta Pública de Venta de acciones de Banca Cívica evidencia la buena acogida de la operación dentro del tramo minorista. Más de 25.000 clientes formularon ayer mandatos de compra de títulos del grupo, lo que supone la captación de unos 300 millones de euros, la mitad del objetivo mínimo que se había marcado la entidad en su folleto de salida a Bolsa. Estos mandatos de compra no serán firmes hasta que no se fije el precio máximo minorista dentro de una semana, aproximadamente. En ese momento, los clientes podrán revocar o confirmar sus solicitudes.

Este precio máximo minorista será una referencia importante pero no definitiva. Para conocer el valor final al que adquirirán los títulos, los inversores minoristas deberán esperar a la fijación del precio del tramo institucional, reservado a entidades financieras, fondos de inversión o pensiones, entre otros. Tal y como marca la ley, el precio minorista final será siempre el menor del que resulte de los dos tramos: el precio máximo minorista o el institucional.

Ante la buena acogida inicial del tramo minorista, los copresidentes de la entidad, Antonio Pulido y Enrique Goñi, se afanan en recabar el mismo apoyo entre los inversores institucionales. Ambos directivos dieron ayer un importante paso en este sentido con la presentación de la operación ante los analistas en el Salón de los Pasos Pérdidos de la Bolsa de Madrid. Antonio Pulido y Enrique Goñi defendieron que salir a Bolsa en este momento es una decisión "acertada", aunque reconocieron que si el Parlamento griego hubiese votado en contra del plan de ajuste, el grupo habría tenido dudas.

Los copresidentes resaltaron que la horquilla de precios marcada, que oscila entre los 2,7 euros y los 3,8 euros, es la que han demandado los inversores internacionales para todo el sector financiero europeo y que el grupo no lo ha querido modificar.

Ambos directivos incidieron en que no se va a malvender la entidad, ya que, entre otras razones, con la ampliación de capital efectuada se aumenta el valor. Recordaron que la operación tiene un "claro enfoque institucional", lo que reporta un posicionamiento financiero importante. Asimismo, defendieron la rentabilidad de la salida y aseguraron que el grupo hará lo que sea necesario para aumentar el valor para el accionista.

En este sentido, Pulido subrayó que el grupo tiene una gran confianza en los inversores minoristas y que no se plantea la posibilidad de que la demanda institucional no cumpla las expectativas. Goñi agregó que el grupo tiene liquidez y capital suficiente para afrontar el peor de los escenarios para España, ya que en los próximos cuatro años tiene vencimientos por 9.700 millones de euros y cuenta actualmente con 10.000 millones de liquidez. Asimismo, recordó que el grupo no depende del Banco Central Europeo (BCE), ya que dispone de una línea de liquidez de 4.000 millones ampliables a 6.000.

Ambos presidentes hicieron hincapié en la solvencia de Banca Cívica, que saldrá a cotizar el próximo 20 de julio, e hicieron un repaso a los factores clave del grupo para invertir, como el objetivo de sinergias de 800 millones, del que ya se ha alcanzado el 61%, unos saneamientos para afrontar una mora hipotética del 18% y una política de dividendos en torno al 30% de pay out.

Pulido incidió en que la operación permitirá obtener fondos para asegurar el crecimiento orgánico, además de nuevas fuentes de financiación. Asimismo, defendió que es un proyecto a largo plazo, sostenible, y que la velocidad con que se ha ejecutado ha sido "ejemplar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios