fútbol Xerez Deportivo FC 0-3 Córdoba B | Guadalcacín 2-3 Algeciras

ANÁLISIS

Empresas innovadoras en Andalucía y España

  • Nuestra comunidad cuenta con empresas y empresarios muy buenos y con gran afán por invertir en investigación y desarrollo, pero el problema es que todavía son muy pocos

Empresas innovadoras en Andalucía y España Empresas innovadoras  en Andalucía y España

Empresas innovadoras en Andalucía y España

Comentarios 1

Tradicionalmente, las actividades de innovación de las empresas se limitaban a las llevadas a cabo en el ámbito de la investigación y el desarrollo de productos, y limitadas también al sector industrial.

Durante los últimos años, sin embargo, se ha ampliado tanto el ámbito de la innovación como los sectores económicos, incluyendo en la actualidad las empresas de servicios.

La innovación se estudia ahora utilizando cuatro tipos de actividades: productos, procesos productivos, marketing y la innovación en organización.

El INE, siguiendo las directrices de la OCDE, publica anualmente un informe sobre las actividades innovadoras de las empresas en todas las Comunidades Autónomas, analizando los cuatro tipos de actividades señaladas utilizando 19 variables.

En el cuadro adjunto podemos observar la posición que ocupa Andalucía respecto de las restantes CCAA, para cada una de las 19 variables que se utilizan para medir la innovación en las empresas.

Las empresas andaluzas destacan por la importancia que conceden a la modernización de los procesos productivos, tanto a procesos antiguos -que se llevan a cabo en plazos temporales más amplios- como a la renovación continuada de procesos, lo que manifiesta, en este caso, un deseo modernización continuada. Ocupa para estas variables la segunda y tercera posición, respectivamente. La modernización continuada resulta clave para el incremento de la productividad y la mejora de la capacidad competitiva de las empresas.

El aumento de la capacidad de producción transmite el deseo de las empresas de ganar tamaño, lo que permite el aprovechamiento de economías de escala y ganancias de capacidad competitiva. En paralelo, aparece también, en un lugar muy destacado, el objetivo de aumento del empleo. Como sabemos, el aumento de la capacidad productiva y del empleo guardan una correlación muy débil, al permitir la introducción continuada de nuevas tecnologías, alcanzar un mayor volumen de producción sin que aumente en paralelo el empleo.

El insistente discurso político en pro de la creación de empleo -especialmente de calidad- influye en el entorno en el que se realizan las encuestas a las empresas. Un análisis microeconómico con mejor información desvelaría la escasa intención de las empresas por aumentar el empleo. Estas persiguen como objetivo fundamental la reducción de costes y el aumento del beneficio. La creación de empleo es una demanda derivada de esas variables.

La mayor calidad de los productos aparece en tercer lugar a nivel nacional y se encuentra asociada a otras variables que también destacan, como el gasto en innovación sobre el total de ventas y el gasto en innovaciones no tecnológicas. En estas variables aparece entre los cinco primeros lugares en el ranking de CCAA.

La variable comercialización de productos aparece igualmente en posiciones muy destacadas. Como es conocido, internet está revolucionando la forma cómo se comercializan productos y servicios. No contamos con datos más desagregados. Si ese fuese el caso, podríamos conocer si ese objetivo de mejora de la comercialización se está llevando a cabo a través de un uso intensivo de nuevas tecnologías o, por el contrario, se realiza más bien con actividades tradicionales.

Respecto de las variables en las que Andalucía aparece en posiciones intermedias, la consecución de una mayor cuota de mercado y la penetración en otros existentes ponen de manifiesto el objetivo de ganar tamaño y capacidad competitiva a través de la expansión más allá de la posición actual.

El valor relativo que las empresas andaluzas otorgan a los costes laborales unitarios es compatible con la importancia del empleo cualificado y con el grado de sofisticación de los procesos productivos, en ambos casos en una posición intermedia respecto del conjunto de CCAA.

La posición relativamente más baja en cuanto a la ampliación de la gama de productos indica una menor formación de los empleados, no necesariamente en un sentido técnico. Las capacidades de marketing y comercialización son relevantes para explicar la posición de esta variable. Igualmente, puede reflejar, especialmente en empresas pequeñas o familiares, una falta de ambición por diversificarse y crecer. No obstante, en el caso de actividades productivas muy especializadas, la propia naturaleza del producto o servicio puede representar un obstáculo para la ampliación de la gama de productos.

En relación con las posiciones más bajas comparadas con las restantes CCAA, las empresas andaluzas muestran muy escaso dinamismo respecto del lanzamiento de nuevos productos. Esto puede ser un indicador de pérdida continuada de competitividad.

En innovaciones tecnológicas, Andalucía aparece en el último lugar entre todos los territorios.

Globalmente considerada, la posición media de Andalucía es superior al de las restantes CCAA en términos de innovación. Si esto es así, ¿por qué Andalucía no se encuentra en niveles similares de empleo y PIB por habitante?

La variable Gasto en Innovación sobre Ventas del Total de Empresas aparece en uno de los últimos lugares, el puesto número 12. Sin embargo, de acuerdo con la variable Gasto en Innovación sobre Ventas de Empresas Innovadoras (no del total de empresas, como la anterior variable) aparece en el lugar 5. ¿Qué significa esa diferencia? Las empresas innovadoras se encuentran en las posiciones más altas. Sin embargo, hay muy pocas empresas innovadoras.

Estas conclusiones, por provisionales que se quieran, ponen de manifiesto el dualismo en cuanto a la capacidad de innovación en Andalucía. Contamos con empresas y empresarios muy buenos. Pero hay muy pocos. Un fomento de la cultura empresarial a través de un discurso político y educativo, resulta esencial para que esta brecha que nos separa del resto de España, se vaya cerrando y permita el nacimiento y el desarrollo de muchas más empresas y empresarios innovadores. Y hay que conocer y vivir en los países y ciudades más avanzados del mundo. Y después volver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios