Economía

Los ingresos extraordinarios salvan el beneficio empresarial del primer semestre

  • Según el Banco de España, el beneficio neto de las empresas españolas aumentó de enero a junio el 67,3%, una subida atípica provocada por los ingresos extraordinarios de grandes operaciones

Comentarios 1

Los ingresos extraordinarios salvaron el beneficio de las grandes empresas españolas en el primer semestre del año, aunque su actividad se moderó notablemente, e incluso retrocedió en la mayoría de los sectores -excepto el energético- como consecuencia de la crisis económica.

Según los datos de la Central de Balances del Banco de España difundidos, el beneficio neto de las empresas españolas aumentó de enero a junio el 67,3 por ciento, una subida atípica provocada por los ingresos extraordinarios de grandes operaciones, y más concretamente por las ganancias logradas por Endesa por la venta de activos a E.ON.

Los casi 4.800 millones de euros que la eléctrica ingresó por las venta de activos al grupo alemán hicieron elevar sobremanera el beneficio conjunto que mide la Central de Balances -con datos de 700 empresas españolas-, de forma que, si se descontase esta operación, las ganancias se habrían elevado sólo el 12 por ciento.

Frente al dato excepcional de los beneficios está el de la actividad, que sólo creció el 2,1 por ciento en el primer semestre, más de tres puntos por debajo del aumento registrado en el mismo periodo de 2007.

La actividad cayó en la industria y el comercio, apenas subió en los transportes y las comunicaciones, y sólo se elevó en mayor medida en el sector energético, que sigue siendo el que mejor está capeando la crisis.

La actividad de la industria, medida por el valor añadido bruto, bajó el 4,4 por ciento en el primer semestre, lo que contrasta con el aumento del 13,5 por ciento registrado un año antes.

El Banco de España achaca esta caída en la industria a la pérdida de vigor que ha tenido en los últimos meses la inversión en bienes de equipo, así como a la situación que atraviesa la construcción, que está afectando a los subsectores industriales más ligados a ella.

También hay que tener en cuenta el impacto negativo de la huelga de transportes de junio y el aumento de los costes de producción provocado por el encarecimiento de la energía.

El sector del comercio y reparación también registró un notable descenso en su actividad, del 3,7 por ciento, al verse muy afectado por la reducción del consumo privado, la misma razón por la que perdió dinamismo el sector del transporte y las comunicaciones, cuya actividad sólo creció el 0,9 por ciento.

Sólo la energía se sigue salvando del deterioro económico, y la actividad de las empresas españolas del sector aumentó el 12,9 por ciento en el primer semestre, gracias sobre todo al extraordinario aumento de la registrada en las empresas de refino, aunque también contribuyeron las de electricidad, gas y agua.

En este contexto, la creación de empleo siguió moderándose, al aumentar sólo el 0,8 por ciento en el conjunto de las empresas.

Los sectores más dinámicos en la creación de empleo siguieron siendo el comercio, con un aumento del 2,6 por ciento -frente al 0,7 por ciento de un año antes-, y la energía, con un incremento del 2,1 por ciento, logrado sobre todo por las ampliaciones de plantillas en las empresas de refino de petróleo (un 7,2 por ciento más).

También hay que destacar en ese sector el aumento del 1,5 por ciento en el empleo de las empresas de electricidad, gas y agua, que tradicionalmente habían registrado reducción de empleo neto.

Por el contrario, los sectores del transporte y las comunicaciones y la industria siguieron registrando caídas del empleo, del 0,9 y el 0,4 por ciento, respectivamente.

Si bien en ambos casos están muy influidos por los importantes ajustes de plantilla registrados en algunas grandes empresas, el Banco de España advierte de que cada vez es mayor el número de empresas de ambos sectores en el que se reduce el empleo.

Así, según los datos facilitados por el Banco de España, el 41,8 por ciento de las empresas consultadas ha reducido sus plantillas, frente al 36,5 por ciento de un año antes.

Por otro lado, las remuneraciones medias aumentaron el 4,4 por ciento.

Los mayores incrementos salariales se dieron en el transporte y las comunicaciones (4,7%) y la industria (4,5%), debido por una parte a la retribución variable, aunque también porque las remuneraciones medias mejoraron al reducirse las plantillas de algunas empresas.

Más moderados fueron los incrementos salariales en el comercio (3,3%) y el sector energético (3,5%).

La Central de Balances Trimestral (CBT) se elabora con la consulta a más de setecientas compañías, sobre todo grandes empresas -apenas incluye pymes- de los sectores de la industria, el comercio, los transportes y las comunicaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios