Análisis de los resultados electorales Elecciones en Jerez: nada cambia, todo cambia

  • El PSOE se benefició otra vez de la concentración del voto de izquierdas

  • Mamen Sánchez disfruta de una victoria que le permite controlar la negociación

  • El electorado conservador crece pero continúa penalizando su fragmentación

Mamen Sánchez, celebrando la victoria electoral el pasado domingo. Mamen Sánchez, celebrando la victoria electoral el pasado domingo.

Mamen Sánchez, celebrando la victoria electoral el pasado domingo. / Miguel Ángel González

En la noche del domingo, el número que marcaba la frontera entre la alegría y la decepción era el 14, el que da la mayoría absoluta en el pleno del Ayuntamiento de Jerez.

Tal y como ocurriera hace cuatro años, las sumas entre los partidos de izquierda y los de la derecha iban a determinar el reparto de triunfos y derrotas. Y, una vez conocidos los resultados, nada ha cambiado en la correlación de fuerzas en el Ayuntamiento ya que sigue inclinada hacia la corriente progresista por el estrecho margen de 14 a 13 concejales. Pero, a la vez, y por contradictorio que parezca, todo ha cambiado porque la posición del PSOE en el arco de la izquierda ha variado sobremanera y su eterno rival de la derecha, el PP, confirma su momento de debilidad.

Los socialistas ya no son aquel equipo de siete concejales que, antes de tomar posesión en 2015, imploraba a Ganemos e IU que formaran parte del gobierno —muestra de ello es aquella afirmación de Mamen Sánchez de que “no se podía gobernar con solo siete concejales”—. Tampoco es aquel PSOE que, en plena crisis interna, tuvo que rebelarse cuando, en un nuevo intento de negociación a mitad de mandato, los socios de investidura exigieron tener el control de la junta de gobierno local.

El bloque de izquierdas, aunque haya perdido 811 votos respecto a las municipales de 2015, sigue siendo mayoritario en el plenario jerezano frente al de derechas que, aunque ganó más de 2.100 respaldos, no le han servido para alcanzar los 14 concejales anhelados.

El PSOE se hace fuerte

El PSOE que se sentará ahora a negociar para cerrar la investidura del próximo 15 de junio tiene ahora 10 concejales, el premio de ser el partido más votado en las municipales y el bagaje de haber gobernado en minoría durante cuatro años. No solo eso; cuenta con doble baraja, y con mejores cartas, pues tendrá la posibilidad de encontrar un compañero de mesa tanto a su izquierda con Adelante Jerez y Ganemos Jerez, como a su derecha con Ciudadanos.

De hecho, no hay prisas en la agrupación jerezana por empezar una negociación, al menos públicamente. Ayer la alcaldesa apuntaba a Radio Jerez su disposición a sentarse “con los grupos políticos” sin descartar a nadie a priori pero que por ahora tocaba “disfrutar” de unos resultados que son un refrendo a la gestión realizada por el gobierno en estos cuatro años.

Sin duda, también ha contribuido el buen momento del PSOE a nivel nacional. Tal y como pasara en las generales del pasado mes, ha conseguido atraer buena parte del voto progresista en detrimento de Adelante y de Ganemos. Hace cuatro años, la agrupación de electores e IU sumaron 21.131 votos y siete concejales; cuatro años después, se han quedado con 14.316 y cuatro concejales —exactamente los tres que ha ganado el PSOE—.

Malos tiempos para la izquierda de la izquierda

Podemos e Izquierda Unida, entonces aún separados, se acercaron a los cielos en las generales de 2015 con más de 28.900 votos en Jerez. Pero desde entonces, y a pesar de reincidir en su coalición, confirmada en las municipales con la marca Adelante Jerez, ha ido perdiendo apoyos. De hecho, ayer su candidato, Raúl Ruiz-Berdejo, no escondía su decepción por los resultados obtenidos pues se esperaba haber estado más cerca del PSOE .

Estos resultados podrían vincularse al fraccionamiento del voto a la izquierda del PSOE. Pero hace cuatro años había un mismo escenario con dos formaciones compitiendo por el mismo electorado; entonces obtuvieron 6.800 papeletas más que el domingo. El espíritu del 15-Mque tanto empujó en 2015 ha dejado de tener brío, un fenómeno que ha ocurrido no solo en Jerez sino en el resto del país. El escrutinio del domingo corroboró, además, que Adelante Jerez se benefició en parte de la caída de Ganemos. A la agrupación de electores, que ha corrido serio riesgo de desaparecer del Salón de Plenos, le ha penalizado sobremanera el camino emprendido en solitario tras su ruptura con Podemos.

Tampoco el electorado ha valorado su principal aval, su trabajo durante cuatro años donde han sido socio preferente del PSOE. Ganemos, en un comunicado emitido ayer, concluía, con bastante tino por cierto, que el PSOE ha sabido capitalizar en votos el apoyo recibido por esta agrupación de electores durante este mandato.

El PP pierde el papel de alternativa de gobierno

Aunque haya perdido votos y concejales, el PP tiene el consuelo de que su temor es que hubiera sufrido un desastre aún mayor. De hecho puede alegar el dudoso honor de haber sido el único partido que obtuvo el domingo más votos que los logrados en las generales de hace un mes o en las autonómicas de diciembre.

Su candidato, Antonio Saldaña, lo atribuye a que han hecho una “buena campaña”. No le falta razón, pero debe abrirse ahora un periodo de reflexión en esta formación porque estos resultados arrojan una conclusión más preocupante: ha dejado de ser la fuerza más votada en Jerez tras dos victorias consecutivas.

Eso sí, en estas elecciones, los populares ha recuperado parte del electorado perdido en autonómicas y generales pero sigue siendo la principal víctima de la fragmentación del frente conservador. Es mucho el daño que tiene y aún tiene mucho por recuperar.

En estas municipales, el bloque de derechas obtuvo unos 2.100 votos más que hace cuatro años, a pesar de la bajada de la participación. Sin embargo, el PPha perdido más de 6.000 votos;por contra, Ciudadanos ganó 3.900 votos y Vox se llevó unos 4.200, un respaldo este último, por cierto, que no tendrá reflejo en el salón plenario.

El problema de Ciudadanos en Jerez

Ciudadanos tiene un problema en Jerez. Sus buenos resultados a nivel nacional y autonómicos siguen sin tener refrendo en las urnas locales. Podrá enmascararlo en que ha pasado de dos a cuatro concejales—de hehco, ayer su portavoz y candidato, Carlos Pérez, ofreció una valoración de resultados (un día después, por cierto) en esa línea—. Sin embargo, es una conclusión excesivamente conformista para una formación que hace apenas un mes superó las 20.000 papeletas.

Sus posibilidades de tener más relevancia en el nuevo mandato municipal pasan por hacer más atractiva, y sobre todo barata, su propuesta de acuerdo con el PSOE, si es que ambas formaciones acaban sentándose. Más a largo plazo, la formación naranja necesita reflexionar de los motivos que han hecho de que el electorado jerezano no lo considere como un partido que pueda administrar la ciudad. 

El ‘bluf’ de Vox

Vox se ha acabado estrellando en Jerez. Los más de 15.000 votos obtenidos hace apenas un mes la situaban como seria aspirante a entrar en el Salón de Plenos y, dada la igualdad entre los bloques, a ser decisiva en la conformación de un gobierno.

Los 4.249 votos no han sido suficientes para conseguir el ansiado 5% que le hubiera permitido entrar en el reparto de escaños en unas elecciones donde estuvo más barato que nunca la obtención de un concejal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios