2011 Elecciones

Los partidos piden participación con promesas de empleo y austeridad

  • El desencanto presagia una alta abstención tras una campaña en la que el PP ha movilizado a su electorado, IU ha intentado mostrar gestión y el PSOE ha tratado de salvarse del desgaste del partido en el resto del país

MAÑANA toca votar. Es la clave. Los tres partidos con representación en el arco municipal reclaman la participación del electorado como elemento fundamental de los comicios, y aquellas formaciones que aspiran a representación abogan por que su gente, su electorado, acuda a depositar el voto en la urna. Si hubiera sido una campaña al uso sería fácil afirmar que los días transcurridos han sido de confrontación de ideas y de encarnizada lucha de propuestas para conseguir el voto. Pero no. No ha sido así. Ha sido una campaña plana, marcada por la necesidad de dar orden a un Ayuntamiento que no está para alegrías y que, en su recta final, como en el resto de España, ha destacado por las acampadas del movimiento del 15-M, que en Córdoba ha reunido a decenas de personas en cada una de las asambleas celebradas, al igual que ha ocurrido en las principales calles y plazas de las ciudades pese a la prohibición expresa de la Junta Electoral Central.

Pero más allá de este movimiento, y si hablamos de campaña pura y dura, tendríamos que pantear dos términos fundamental que han marcado estas dos semanas. El primero ha sido el empleo, pues pese a que los ayuntamientos no tienen competencias en la materia, los candidatos se han fajado a fondo con la exposición de garantías de que si ellos gobiernan se reducirá la escandalosa cifra de desempleados que presenta la capital. El segundo término más utilizado por los candidatos sería aquel que pudiera resumir todas las acepciones que tiene la palabra austeridad. Austeridad después de años de bonanza, austeridad para salvar el complicado momento de las arcas municipales. Austeridad para demostrar al pueblo que la clase política gestiona en vez de convertir las administraciones en un vivero de empleo para deudos y amigos.

Las encuestas dan como favorito al PP. Le auguran mayoría absoluta, la necesaria para gobernar sin pactos y, sobre todo, para impedirlos. El candidato del PP, José Antonio Nieto, reclamó una jornada de reflexión tranquila y que nadie tenga problemas para emitir su voto. Los populares reclaman una movilización general de su electorado para conseguir la mayoría suficiente que les permita gobernar la ciudad. Nieto pidió ayer en una comparecencia previa a su acto final, en el que cerró la campaña, que el votante compare los proyectos políticos de las distintas candidaturas, pero que se acerque a su colegio electoral para depositar su voto. El candidato popular afirmó que ha realizado una campaña limpia, "sin insultos", con cientos de actos en los que se han visitado un millar de viviendas de forma directa para dar a conocer su candidatura y su programa electoral. "Ahora llega el momento en que los políticos callan y el ciudadano, con su voto, habla", dijo ayer.

En la misma clave, contra la abstención, el alcalde y candidato a la reelección, Andrés Ocaña, llamó ayer a una "participación masiva" el domingo y pidió a los ciudadanos que voten "en libertad, confrontando ideas de ciudad". Ocaña se ha esforzado desde el inicio de la campaña en dibujar dos perfiles de Córdoba: el del PP, vinculado a las "privatizaciones", y el de IU, que apuesta por los servicios públicos. Y quiso reiterar este mensaje en el último día de campaña. Ocaña, además, reclamó el voto de los seguidores del movimiento 15-M, pues dijo que "si con algún grupo coinciden sus ideas es con IU". "El bipartidismo es un intercambio de tiempo, no de políticas", les recordó.

Desde el PSOE también hubo un guiño a Democracia Real. Así, señaló ayer que "habrá alcalde con votos y sin votos" y añadió que "ahora es el momento de participar y hacerse activo, hay que ir a votar". El cierre de campaña de los socialistas estuvo marcado por la potencialidad que el PSOE puede mostrar derivada de sus cargos en Andalucía y España. Así, Durán contó ayer con la ayuda del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y de la ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, quien cerró campaña, esta vez a las órdenes del PSOE en la ciudad en la que gobernó con IU hasta hace dos años.

Pero pese a la presencia de Aguilar, las declaraciones estrella fueron de Griñán con respecto, al igual que hizo Durán, al movimiento 15-M: "Esa indignación no puede regalar el poder a la derecha y debe ser utilizada en positivo. La democracia es la que hace posible que esto movimientos existan. El instrumento de transformación es el voto y si no lo hacemos, otros lo harán por nosotros". Con respecto a la postura de la Junta Electoral sobre el citado movimiento, señaló que "todo ha sido pacífico y habrá que dar cumplimiento con inteligencia y sabiduría a lo que dice este órgano, no crispando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios