España

El ex socio de Oleguer Pujol afirma que no asesoró a nadie sobre cómo defraudar

  • Los empresarios José María Villalonga padre e hijo y Javier de la Rosa acusaron a Luis Iglesias de dar consejo sobre cómo cometer fraude mediante empresas en el extranjero.

Luis Iglesias, ex socio de Oleguer Pujol, ha negado ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata que él asesorara a nadie sobre cómo cobrar dinero a través de un entramado de empresas en el extranjero, de lo que le acusaron los empresarios José María Villalonga padre e hijo y Javier de la Rosa.

Fueron las declaraciones de estos empresarios, y del propio Oleguer Pujol, las que motivaron que De la Mata volviera a imputar a Iglesias de un delito de blanqueo de capitales por las comisiones que cobraron todos ellos en 2007 de la compraventa de unas oficinas del banco Santander.

Esta es la segunda vez que Iglesias (yerno de Eduardo Zaplana) declara en la Audiencia Nacional por sus negocios con el benjamín de los Pujol-Ferrusola, al igual que hizo la primera, ha defendido que él pagó los impuestos correspondientes por esta operación, pero que no lo hizo en España porque en ese momento era residente en el Reino Unido. Así lo han asegurado a Efe fuentes presentes en la declaración, que han precisado que ha aportado al juez un certificado de residencia fiscal en Londres.

El negocio consistió en la compraventa de 1.152 oficinas del Santander en 2007 por 2.330 millones de euros, en la que el benjamín de los Pujol e Iglesias recibieron cada uno comisiones de 2,6 millones que, según la Fiscalía, ocultaron a Hacienda a través de un complejo sistema societario internacional.

Este sistema lo usaron también los otros intermediarios en la operación -De la Rosa y los Villalonga-, que acusaron directamente a Iglesias de ser el artífice de este método para desviar el dinero a través de empresas de Holanda y las Islas Vírgenes Británicas.

"Luis Iglesias se limitó a decidir de forma autónoma e independiente cómo efectuar el cobro de sus propios honorarios. En ningún momento asesoró, decidió o aconsejó a otros socios o asesores en esta operación cómo cobrar sus honorarios", afirma al respecto el imputado en un comunicado difundido por la empresa que preside, Drago.

El juez cree que Iglesias "lideró" junto al benjamín de los Pujol esa operación inmobiliaria, en la que supuestamente Oleguer Pujol blanqueó dinero de la familia, pero hoy el imputado se ha defendido de las acusaciones diciendo que él no defraudó y que además no asesoró a nadie para hacerlo. Según las mismas fuentes, Iglesias ha contradicho las palabras de los empresarios, que afirmaron que el peso de la operación la llevó él y no Oleguer Pujol.

En este sentido, ha defendido que quien conocía a Javier de la Rosa (hijo del empresario catalán del mismo nombre) y a los Villalonga era Oleguer Pujol y que fue éste quien puso en contacto a los empresarios -José María Villalonga padre e hijo eran representantes legales del Santander- con Sun Capital, el fondo que compró las oficinas.

Oleguer Pujol, ha dicho, siguió luego reuniéndose con ellos durante toda la operación y él únicamente vio a alguno de los Villalonga en una reunión con el Santander.

Sin embargo, los empresarios declararon al juez hace unas semanas que era Iglesias quien trataba con ellos y que Oleguer Pujol tenía siempre un papel secundario. Iglesias también ha dicho que no sabía que el hijo menor de los Pujol tuviera dinero en Andorra, por lo que no podía conocer que estuviera usando fondos supuestamente ilícitos.

El imputado ha defendido en todo momento que él tributó "puntualmente" por la operación y que los honorarios que recibió fueron acordados por contrato entre las partes.La suya no es la única declaración esta semana por el caso Pujol y mañana comparecerán los hermanos Josep y Pierre y Duró en la parte que investiga al mayor de los hermanos, Jordi Pujol "Júnior".

Lo harán por videoconferencia desde Andorra y en calidad de testigos, para explicar al juez su papel de supuestos intermediarios en una operación con Jordi Pujol hijo para conseguir un contrato de construcción de redes eléctricas en Gabón en el año 2000 para la empresa Isolux, por lo que el mayor de los Pujol recibió 650.000 euros. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios