La crítica · Teatro Villamarta

Nadar a contracorriente

  • Jesús Carmona presenta en el Festival, 'Impetu's', en el que demostró su virtuosismo técnico pese a que su baile no fue el de otras veces.

El talento natural de Jesús Carmona se aprecia a primera vista. No hay nada más que verlo filtrear por el escenario, con empaque, personalidad, bizarría y ese aire varonil embriagador. Su primera aparición por este Festival, con aquel 'Cuna Negra & Blanca' que presentó en la Sala Compañía ya dejó destellos de su capacidad, no sólo para componer y coreografíar sino también para bailar y transmitir, que es lo que importa. Reconozco que aquel día irradió una seguridad y unas condiciones que a mí personalmente me sorprendieron. Igual le ocurrió en su paso por Villamarta para colaborar en aquella 'Gala Flamenca' que vino avalada por Miguel Marín y en la que fue uno de los destacados.

Ayer sin embargo, todos esos destellos quedaron en segundo plano y a pesar de que volvió a demostrar su virtuosismo técnico y esa agresividad al ejecutar movimientos y pasos, su baile no fue el de otras veces.

'Impetu's', su tercer espectáculo, de escueta escenografía, se perdió en aceleraciones y un ritmo vertiginoso del que los protagonistas no pueden salir. Es como nadar a contracorriente o escuchar aquellos discos de 78 revoluciones. Sólo en contadas ocasiones apareció la pausa. La lograron Fernando Jiménez y Tamara López al interpretar precisamente la pieza que ha inspirado a Carmona para crear esta obra, un paso a dos de corte clásico y en el que la zapatilla y la simbiósis entre ambos bailarines gustaron mucho. Lo mismo ocurrió por bulerías. Amparándose en el cante de Juan José Amador, fue el único momento en el que el catalán contuvo el tiempo, braceando y parándose como es debido.

Impetu's destaca sobre todo por su apartado coreográfico, donde el trabajo realizado es excelente, ya no sólo en las formas rectilíneas que inventa Carmona, sino en las coreografías corales que contiene, donde los destellos de nombres como María Moreno, genial con el mantón, o Lucía Campillo, temperamental en los fandangos con castañuelas, sobresalen. También es loable la música, sobre todo con las adaptaciones creadas por Óscar Lago y Daniel Jurado de las obras de Albéniz y Riqueni, y el hecho de que todo se toca en directo, resaltando el violín de Thomas Potirón.

El público despidió al bailaor por todo lo alto, no era para menos porque a nivel de ejecución su aportación fue muy buena. Pero ya se sabe, pasa igual que esos cantaores de ahora que lo cantan todo bien y dominan los estilos de forma impecable, otra cosa es que luego te digan algo.

Baile

impetu's

Dirección: Jesús Carmona. Baile: Jesús Carmona, Lucía Campillo, Tamara López, María Moreno, Ángel Reyes y Fernando Jiménez. Cante: Juan José Amador. Guitarra: Óscar Lago y Javier Jurado. Violín: Thomas Potirón. Percusión: Lucky Losada. Coreografía: Jesús Carmona. Música: Javier Jurado y Óscar Lago. Diseño de Vestuario: Belén dela Quintana. Calzado: Begoña Cervera. Diseño de iluminación: David Pérez. Diseño de sonido: Juan Luis Vela. Técnico de sonido: Juan Luis Vela. Regiduría: José Rubini. Producción ejecutiva y producción: Art&Danza, Carmen Cantero y Ricardo López. Producción: Jesús Carmona. Día: 1 de marzo de 2016. Lugar: Teatro Villamarta. Aforo: 3/4 de entrada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios