Jerez

Acoje reclama incentivos y bonificar las tasas de apertura para repoblar el comercio del centro

  • La asociación lanza un llamamiento a la ciudadanía: "Dónde compras y cómo compras influye mucho en la economía de tu ciudad. Muchas personas dicen que es una pena cómo está el centro, pero, ¿qué haces por mejorarlo?"

La presidenta de Acoje, Nela García, días atrás en la calle Larga. La presidenta de Acoje, Nela García, días atrás en la calle Larga.

La presidenta de Acoje, Nela García, días atrás en la calle Larga. / Manuel Aranda

En la calle el Covid-19 parece que sólo está presente en las mascarillas. A pesar de que muchas familias han recuperado cierta normalidad tras meses de confinamiento, los empresarios siguen nadando a contracorriente por sobrevivir. Muchos comercios no han llegado a abrir las puertas tras el cerrojazo de marzo y otros se conforman con mantener costes y seguir adelante. En la recta final del año, cuando tradicionalmente se miraba ya a la campaña de Navidad, hoy se vive al día. No hay previsión porque "es un año totalmente nuevo". 

La presidenta de Acoje, Nela García, declara que "salimos de un verano en el que a duras penas hay empresas que han conseguido igualar algunas ventas, y otras con cubrir costes pues nos estamos contentando. Las ganas y las fuerzas que tenemos son las de siempre e incluso más. Hemos hecho el mercado de verano, ahora estamos con el de otoño, y seguimos con la idea de intentar tener nuestro mercado de Navidad que dinamice y sea otro atractivo para el centro". 

Uno de los motivos por el que no sólo cierran comercios sino que no abren nuevos es, según la asociación, el coste de los locales. "No se están adaptando al momento. Pedimos ayudas al Ayuntamiento como las bonificaciones de las tasas de apertura para repoblar el comercio del centro, a ver si se puede rescatar de alguna manera un incentivo o reconsiderar los niveles de las calles", subraya García. La presidenta del colectivo explica que "lo que hace 30 años era una calle de nivel 1, a lo mejor hoy hay que catalogarla de otra manera para disminuir los costes y fomentar la implantación". 

¿Qué supone un local en una calle de nivel 1? Un ejemplo es Doña Blanca: "Supone que un establecimiento que no dé a la calle y de 50 metros cuadrados, puede llegar a pagar unos 800 euros de tasas de apertura. A eso hay que añadir el alquiler, la reforma, la inversión inicial para adecuar el local... No ayuda y puede hacer que el empresario se plantee ponerse en otra zona de la ciudad. Nos quita oportunidades de nuevas aperturas en el centro". 

"Durante la pandemia dos compañeros cerraron, y desde mayo a final de año tememos otros cierres. El tema de las obras de Corredera vino a dar el empujón y en esa misma calle ya hay tres que han cerrado y dos que se han mudado de sitio. Estamos temiendo que otras cadenas hagan lo mismo que Zara", avanza la presidenta. Desde Acoje acogieron de buen grado en un principio el proyecto de las obras del eje Corredera-Cerrón. Su ejecución tras la Semana Santa era garantizar los trabajos "en un periodo de menos impacto, de cara a terminarla a final de verano. En ese momento, lógicamente dijimos que para adelante. Pero es que las circunstancias de estas obras han cambiado mucho, a diario...".

"Lo que dice el señor delegado es que es la primera vez que esto pasa en Jerez, que le pasa a él y es la primera vez que le pasa al comercio... Pero el tiempo que se está alargando la obra sumado a las crisis que tenemos, es la puntilla para muchos", subraya García. "¿Qué se ha pedido a medida que han ido cambiando las circunstancias de la obra? Pues que no empezara Santa María y Cerrón, pero dijeron que acabarían antes de octubre. Pedimos que cuando terminara la actuación de Aquajerez, pare usted ahí y restablezca los autobuses, no toque las aceras para evitar meterse en Navidad. Nos han dicho que se meten en las aceras de Santa María porque acabarán a final de octubre... Si todo está terminado genial, pero por favor, que los autobuses vuelvan en noviembre. Volvemos a dar voto de confianza", remarca la presidenta.

En verano comenzó una oleada de robos en comercios que parece no tener fin. En una semana hasta tres negocios del centro sufrieron intentos o robos: "Sigue habiendo personas desesperadas por conseguir dinero relativamente fácil para sus adicciones. Los servicios básicos están garantizados, pero hay gente que tiene adicciones y por eso hay hurtos a diarios, entrar en los comercios por la noche, rotura de escaparates... Están a la orden del día". 

Acoje pide cámaras de vigilancia en las calles para prevención y tener más pruebas para sancionar. "Han habido muchos más intentos de robos que no han salido a la luz, es cierto que ha aumentado la presencia policial y que la colaboración ciudadana es importantísima, pero denunciar no es fácil. Se pierde mucho tiempo de trabajo y en la mayoría de los casos no se recupera nada. Pero no podemos dejar de denunciar, porque si no, no hay estadísticas, y sin estadísticas, no hay problema, y si no hay problema no hay necesidad de recursos humanos y materiales", lamenta García. 

Ante esta situación la asociación se suma a la petición de una Comisaría de distrito. En principio el Ayuntamiento anunció una "doble oficina" de la Policía Local y Nacional precisamente en el edificio que actualmente ocupa Acoje. "Para nosotros esa oficina es insuficiente. Lo que necesitamos es una comisaría de distrito, en la que además de denunciar, se puedan realizar otros trámites como renovación de DNI, y pedimos vehículos aquí", solicita la presidenta. 

Acoje apoya a las iniciativas de la Asociación de Vecinos del Centro Histórico que lucha por "un plan urbanístico especial" que pasa por un repoblamiento del centro y un mayor respeto al patrimonio. "Hace falta un cambio de parámetros, que se empieza a ver en Urbanismo como con el registro de solares. También es necesario que la edificabilidad sea atractiva... Faltan algunos aspectos urbanísticos y de servicio para que sea atractivo vivir aquí. Yo hace 20 años rehabilité una vivienda y luchamos por vivir en el centro. Es una decisión de la que no me arrepiento ningún día", reconoce García.

Precisamente los autobuses urbanos es una de las tareas pendientes. Desde Acoje piden que "el servicio esté ya al 100%". "Nos dicen que no hay demanda suficiente y que el servicio sería muy deficitario, pero si no damos una mejor oferta al ciudadano, difícilmente podremos recuperar la ocupación de autobuses". El colectivo hace un llamamiento además a mejorar la información del servicio "porque es muy deficitario. Si queremos una ciudad sostenible, amable para los ciudadanos, el servicio de autobuses es básico". 

"El diagnóstico del comercio del centro es reservado. No hay un solo doctor que pueda recuperarlo. Necesitamos un equipo multidisciplinar y es muy importante la implicación del ciudadano. La vida de los comercios no sólo se la damos los inversores, los trabajadores, la administración..., sino también los clientes", subraya García, quien se dirige a los jerezanos: "El acto de compra, dónde compras y cómo compras influye mucho en la economía de tu ciudad. Muchas personas dicen que es una pena cómo está el centro, que se ha dejado morir... ¿Pero qué haces por mejorarlo? ¿Qué haces por el comercio de mi barrio?".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios