Auditoría al Ayuntamiento La Cámara de Cuentas se autoenmienda y afirma ahora que la fiscalización a Jerez está muy avanzada

  • Puntualiza que los trabajos de fiscalización se encuentran "en proceso de finalización"

  • Reconoce que ha podido haber una "distorsión temporal" entre el inicio de la auditoría y el anuncio de sus trabajos

El presidente de la Cámara de Cuentas de Andalucía, Antonio López Hernández. El presidente de la Cámara de Cuentas de Andalucía, Antonio López Hernández.

El presidente de la Cámara de Cuentas de Andalucía, Antonio López Hernández. / EFE

La Cámara de Cuentas de Andalucía ha aclarado que la fiscalización de la gestión económica del Ayuntamiento en 2018 no la ha empezado ahora, sino que ya se encuentra bastante avanzada. De hecho, apunta que el trabajo de campo “se encuentra en proceso de finalización”, por lo que esta ya se encuentra “en su última fase”. De este modo, el órgano fiscalizador matiza lo que informó el martes cuando anunció el "inicio" de los trabajos de una auditoría financiera al Consistorio jerezano y de las medidas de seguridad de los sistemas informáticos que había en el Ayuntamiento antes y después del ciberataque.  

En un comunicado remitido este miércoles, alega que se ha podido producir “cierta distorsión temporal” entre la puesta en marcha de la propia actuación y la difusión del comunicado donde se hacía pública la auditoría. En este sentido, el órgano fiscalizador apunta que la toma de conocimiento por parte de su pleno del documento de directrices técnicas, que establece las líneas generales de su trabajo de fiscalización, se produjo en junio.  Sin embargo, explica que, con posterioridad, este documento “fue objeto de una revisión “para ajustar parámetros técnicos”. Es en este punto en el que se escuda la Cámara para hablar de esa “distorsión temporal”.  

Tras esto, se apunta que el informe correspondiente al Ayuntamiento de Jerez se encuentra “en proceso de finalización del trabajo de campo, por lo que la fiscalización ya se encuentra en su última fase de desarrollo”. Por lo tanto, sus conclusiones se podrán conocer antes de un año, plazo apuntado inicialmente por este órgano a este medio.  

El anuncio realizado el martes sobre la ejecución de esta auditoría fue duramente criticado por el gobierno local que, incluso, puso en duda la independencia de este órgano. De hecho, llegó a acusar al PP de querer “instrumentalizar” este órgano al afirmar que entiende que el proceso de fiscalización se inició en septiembre de 2019, de ahí que no entendiera que el anuncio de estos trabajos se hiciera ahora.  

El órgano fiscalizador explicó a este periódico que en ese momento se solicitó documentación al Ayuntamiento para conocer su situación; tras esto, se elaboró el documento de directrices técnicas y, una vez aprobado, se inició la fiscalización propiamente dicha.  

En el comunicado remitido este miércoles, la Cámara evita responder a los reproches municipales. Así, se limitó a puntualizar que su “mayor interés” es “mantener entre los órganos fiscalizados y entre la opinión pública la imagen de rigor y seriedad que debe desprenderse de la función que ejerce”. 

La Cámara realizará un estudio de la situación económico-financiera del Ayuntamiento en el año 2018. Para ello se va a realizar una auditoría del presupuesto, de las modificaciones realizadas en las previsiones así como de las cuentas aprobadas. También se analizarán los sistemas que hay para el control de los gastos e ingresos, la situación de la deuda municipal, el cumplimiento de los objetivos de estabilidad así como el estado del remanente de tesorería. 

Por otro lado, se analizará los sistemas de seguridad que tenía el Ayuntamiento antes y después del ciberataque sufrido por los servidores informáticos municipales en la madrugada del 2 de octubre de 2019. Precisamente, esta circunstancia atrasó los primeros trabajos del órgano fiscalizador, una labor que también se ha visto retrasada por la pandemia del coronavirus. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios