Patrimonio

Geometrías posibles

  • Un mercado gastronómico, una escuela de música y danza, un gran jardín, edificios de diseño...

  • Futuros arquitectos proyectan vida en espacios en desuso de la ciudad

Una de las maquetas sobre la fábrica de botellas. Una de las maquetas sobre la fábrica de botellas.

Una de las maquetas sobre la fábrica de botellas. / Vanesa Lobo (Jerez)

La esperanza es lo último que se pierde, también en la recuperación del patrimonio de la ciudad. Un mercado gastronómico, una escuela de música y danza, un jardín para todos, edificios de formas impensables... Hasta mediados de julio se puede visitar en el Claustro de Novicios del antiguo Convento de San Agustín la exposición ‘Intervenciones urbanas para Jerez’, en la que alumnos de 5º curso de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Sevilla muestran sus propuestas de regeneración urbana de dos espacios emblemáticos de Jerez: el antiguo casco bodeguero situado en la calle Cristal y los terrenos de la antigua fábrica de botellas. La muestra se compone de una colección de alrededor de 40 paneles y maquetas que recogen las propuestas de ordenación urbana de estos dos espacios, actualmente en desuso.

El arquitecto municipal Ramón González de la Peña reconoce su especial aprecio por los maravillosos jardines de la calle Cristal, en los que hay una bodega vacante que pertenece a Emuvijesa, así como "una serie de edificaciones de mucho interés como un antiguo molino". Las propuestas ofrecen soluciones para los puntos más problemáticos como la creación de fachadas, piezas que ocultan la trasera de viviendas y aportan equipamientos como una guardería, oficinas y viviendas; y para la bodega, un mercado gastronómico. En otros casos, se apuesta por la continuidad de las edificaciones con una especie de soportal que las une, y la realización de una sala de exposiciones y espectáculos y aulas para potenciar el flamenco en sus diferentes aspectos.

Para el antiguo molino de aceite algunas ideas lo dotan de un centro cívico y cultural, escuela de música y danza en el entorno de una ‘green house’ con una escuela de jardinería y un huerto. Al arbolado se le añaden también unas pérgolas, un jardín al que los estudiantes le dan especial importancia. Otros usos para el espacio son una biblioteca, un centro cívico y mercado de abastos. “Todos recuperan la esquina de la calle Cristal, pero otros apuestan por hacer más permeable el jardín por diferentes sitios, ya que al fin y al cabo, cuando esto se termine de arreglar un día tendrá la consideración de parque público”, apunta el arquitecto.

Los alumnos han visto también en el solar de la fábrica de botella, propiedad de Saint Gobain, un espacio con múltiples posibilidades. Parten de la pre existencia de las tres chimeneas, las dos naves históricas, una bodega que han incorporado a la ordenación para equipamientos y el resto para viviendas. Trabajos con ausencia generalizada de automóviles en esa gran manzana, que quedan relegados a un nivel de primer sótano. El espacio queda liberado para el uso y disfrute de los peatones, con zonas verdes y edificaciones de diversas alturas, algunas más ligeras y otras con más densidad, e incluso elevadas sobre zona verde. Geometrías que hacen planteamientos constructivos, premisa de la que parten todos los arquitectos. De ahí surge una gran diversidad con diseños de todo tipo que abren la mente del espectador.

“Es un lugar céntrico de la ciudad que tiene muchas posibilidades, a la vez que edificabilidad y equipamientos. Puede ser uno de los principales lugares de intervención y de regeneración urbana de Jerez”, añade Ramón González de la Peña. Ideas para la reflexión que un día pueden hacerse realidad, “y que demuestran que desde el Ayuntamiento hay una preocupación por estos lugares que son un tesoro, que hay que poner en valor”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios