Educación

Teoría, práctica y su relación metodológica

  • FEBRERO 2021. Queremos en esta edición rendir un sentido homenaje lamentando terriblemente su pérdida a la compañera de labores educativas Pilar Gaitán Burgos

Teoría, práctica y su relación metodológica Teoría, práctica y su relación metodológica

Teoría, práctica y su relación metodológica

Un modelo creativo contemporáneo en el ámbito artístico dentro del campo educativo.El hecho de que la metodología que ha de guiar la construcción de los procesos de enseñanza y aprendizaje la determinen en la mayoría de los casos la propia sucesión de hechos que los han generado, no impide en absoluto que podamos invertir el proceso cognoscitivo, estableciendo así una serie de estadios generales y genéricos en la producción de conocimiento. De esta manera, la forma de proceder del ámbito artístico dentro del campo educativo, en su dimensión metodológica, se presenta como una forma de hacer divergente en relación a las demás esferas de conocimiento pedagógico.

Si pensamos en el proceso de ideación-producción como algo que se da por etapas, como algo constituido por pasos sucesivos, advertiremos la necesidad de emplear una estrategia. Esto, a su vez, nos plantea un problema que en cierta medida deja al descubierto la arbitrariedad en la forma de aplicar una metodología concreta al campo de la creación artística. En esta misma línea se pronuncia Jorge Juanes, utilizando las palabras de Heidegger en su obra 'Historia errática y hundimiento del mundo', expresando con gran claridad esta idea, cuando afirma que “modernamente este proceder metafísico concordante queda resumido así: los objetos deben ser ordenados de acuerdo a nuestro pensamiento” (Libros Magenta, 2013). En este sentido, si bien la metodología, entendida como ese tipo de mecanismo de actuación que tan fácil y comúnmente puede devenir en inmovilidad o rigidez, no prohíbe, de algún modo sí que reprime.

De esta forma y ante una problemática concreta, a la hora de crear un modelo de acción en el terreno de lo plástico, en el que poner en juego al unísono ideas y procesos de carácter teórico-práctico, deberemos atender a premisas que faciliten la relación antes que la restricción. Aun teniendo en cuenta que el mismo “traje” no le sienta bien a todo el mundo, podemos decir que la producción artística, en sus aspectos metodológicos, deberá guardar una correspondencia tanto en su proceder como en sus finalidades, desde un punto de vista global, con los de aquellos que las gestan. De este modo es posible hacer una analogía entre la “experiencia verdadera” y la estructura metodológica que ha de guiar el proyecto educativo. Esta idea la expresa con gran claridad Dewey en su libro 'El arte como experiencia', cuando afirma que “la estructura artística puede ser inmediatamente sentida y en ese sentido es estética” (Paidós Ibérica, 2008).

El análisis de las diferencias entre el elemento teórico y la parte práctica, dentro de los aspectos metodológicos, permite llegar a conclusiones que se plasman de forma importante a partir del posicionamiento personal gestado a través del desempeño de la práctica profesional. En este sentido el arte dispone de un potencial excepcional para implementar un modelo creativo de acción en el campo educativo, que tenga como objetivo la interrelación, a modo de eslabones de una cadena, de los posicionamientos teóricos con los conocimientos prácticos.

El ámbito artístico no es ajeno a los demás compartimentos de la educación y aunque presenta especificidades y matices propios, en relación con los procesos de enseñanza y aprendizaje que lo vertebran, en él también se pueden establecer así como diseñar unas pautas y líneas generales que vayan enfocadas a guiar y regular la creación mediante un proceso de carácter teórico-práctico que tenga como objetivo final el aprendizaje a través de la creación.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios