Investidura de Mamen Sánchez El acuerdo entre PSOE y Ganemos, ocultado desde el viernes

  • PSOE y Ganemos negaron hasta el último instante que mantuvieran contactos

  • Desde la mañana del viernes tenían cerrado el acuerdo de investidura 

Mamen Sánchez, tras la sesión de investidura. Mamen Sánchez, tras la sesión de investidura.

Mamen Sánchez, tras la sesión de investidura. / Vanesa Lobo

Comentarios 1

A las ocho de la tarde del viernes, la alcaldesa, Mamen Sánchez, aseguraba a este periódico que ni se habían producido contactos con Ganemos Jerez ni tenía previsto que lo hubiera antes de la sesión plenaria. Una hora antes, la agrupación de electores se pronunciaba en la misma línea.

Pero lo que lo que dijeron públicamente era simplemente mentira; a esa hora ambas formaciones ya tenían casi cerrado un acuerdo de investidura que estaba pendiente de algunos detalles, de ahí que se emplazaran a firmarlo minutos antes de la sesión de investidura de este sábado. La transparencia de la que presumen estos grupos brilló por su ausencia.

Nada más comenzar la sesión plenaria, se daba a conocer el acuerdo que permitió que la única concejala de Ganemos Jerez, Kika González, apoyara la investidura de la regidora a cambio de una serie de medidas programáticas a ejecutar una serie de actuaciones durante los próximos cuatro años y de garantizar representatividad institucional a la agrupación de electores.

Acabada la sesión, ambas partes daban versiones contrapuestas para justificar el oscurantismo que han mantenido sobre el acuerdo alcanzado en los dos últimos días. Mamen Sánchez aseguraba que el acuerdo se había cerrado en la mañana del viernes pero que Ganemos pidió no hacerlo público. En cambio, Kika González explicaba a este diario que el documento estaba elaborado esa mañana pero no se dio por definitivo hasta la tarde cuando el PSOE remitió las últimas correcciones; siguiendo su versión, ambas partes decidieron no hacerlo público hasta tenerlo firmado.

Los acuerdos entre los socios

En el pacto, la formación socialista y la agrupación de electores se comprometen a ejecutar una serie de medidas programáticas. Así, se recoge un compromiso para ampliar el parque de viviendas de propiedad municipal, reforzar el plan de emergencia social y rescate ciudadano, hacer un estudio “en profundidad” de las ordenanzas fiscales para que tengan “criterios de equidad”, una fiscalización de todos los servicios públicos para que haya un cumplimiento de los pliegos de condiciones y la inclusión de cláusulas sociales efectivas en la contratación pública.

Además, la agrupación de electores recibe oxígeno institucional y, sobre todo, representatividad durante estos cuatro años. Así, mantendrá la presidencia de la comisión de auditoría y transparencia (un órgano creado durante el pasado mandato), se prevé la posibilidad de presidir alguna otra comisión plenaria y se garantiza que tenga representación en cada uno de los consejos de administración de las cuatro empresas municipales (Cirjesa, Emuvijesa, Comujesa y Ememsa-Montes de Propios) y los órganos de gobierno de las fundaciones.

Asimismo, se asegura que el partido, aun formando parte del grupo mixto —para tener grupo municipal propio son necesarios dos ediles— tenga los “mismos derechos” que el resto de partidos. Esto incluye implícitamente la asignación económica que recibirá la formación y que consta de una cuantía fija igual para todos los partidos y otra variable en función del número de ediles. No obstante, el Reglamento Orgánico Municipal ya contemplaba esta posibilidad. 

La primera batalla

Precisamente, los sueldos de los concejales y la asignación a los partidos será la primera decisión que adopte la nueva corporación, ya que así lo determina la normativa de las entidades locales. Asimismo tendrá que hacer el reparto de consejeros en las empresas municipales.

Hace cuatro años, Ganemos fue especialmente beligerante con las retribuciones de los munícipes, obligando a un importante recorte, así como con el número de cargos de confianza del gobierno municipal. En el acuerdo suscrito ayer no aparece referencia alguna al respecto.

Pero el respaldo de Ganemos no es suficiente ya que requerirá, además, del sí de Adelante —esta formación ya advirtió ayer que ya “no fía” al PSOE— o de Ciudadanos. Mamen Sánchez afirmaba ayer que buscará el máximo consenso posible durante este mandato con ambas fuerzas; esta primera sesión decisoria, que aún no tiene fecha, tendrá la primera batalla.

Hace cuatro años, necesitó un mes para cerrar un acuerdo con Ganemos e Izquierda Unida, y otra semana más para el reparto de las empresas municipales se demoró una semana. En próximos días se verá cuánto tarda en hacerlo en este mandato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios