Jerez

Tres afectados por una fuga de cloro en las instalaciones de Piscinas Jerez

  • Una joven, que ya ha sido dada de alta, y dos niños fueron trasladados al hospital con problemas respiratorios leves · El escape se produjo por la rotura de una vía que une el tanque en el que se almacena con una tubería

Una avería en la sala de máquinas de Piscinas Jerez, en la avenida de Arcos, provocó en la mañana de ayer un escape de acido clorhídrico que afectó a tres personas, una trabajadora de las instalaciones de 25 años y dos niños.

El incidente, afortunadamente, no afectó a más personas ya que ocurrió antes de las 12 de la mañana, hora de apertura al público. Cuando se produjo el escape, pasadas las 11, sólo había algunos grupos de niños de los distintos cursos que tienen lugar en la piscina.

Según informaron los bomberos, que fueron requeridos al lugar tras declararse el protocolo de seguridad, el escape se produjo por la rotura de una vía que une un tanque que inyecta anhídrido clorhídrico en el sistema de depuración a una red de tuberías. Eso produjo una nube tóxica, ya que la sustancia pasó de estado líquido (como se encuentra en el interior de las tuberías), a estado gaseoso (ácido clorhídrico), una vez que se produjo la fuga.

Dotados de equipos de respiración, los miembros del 085 accedieron al cuarto de máquinas, en donde se confinaban los gases, desconectaron los equipos eléctricos, cerraron las llaves de paso para contener el flujo de la sustancia y pararon los motores de bombeo. Posteriormente, procedieron a ventilar la zona con la ayuda de un turbo ventilador, descartando cualquier riesgo de una nueva fuga cuando finalizaron el servicio.

Por su parte, la delegación de Deportes decidió, como manera preventiva y tras indicaciones de un técnico del Distrito Sanitario, clausurar durante toda la jornada de ayer las instalaciones de Piscinas Jerez. Está previsto que a primera hora de la mañana de hoy una inspectora de Sanidad tome muestras de agua para su posterior análisis. La delegación de Deportes informa que la piscina no abrirá sus puertas hasta que no se tenga la más absoluta seguridad de que no habrá ningún riesgo para los usuarios.

En cuanto a los afectados, su estado de salud no reviste gravedad. La empleada, que se encarga del mantenimiento y que inhaló el gas cuando bajó a la sala de máquinas, fue trasladada al hospital por el 061 y ya ha sido dada de alta. Por su parte, los dos menores fueron trasladados igualmente al hospital por sus padres y al cierre de esta edición y según fuentes sanitarias, estaban bien, aunque uno de ellos permanecía en observación.

Hay que señalar que al lugar se desplazó la delegada de Medio Ambiente y Deportes, Felisa Rosado, quien posteriormente visitó a los afectados al hospital y que lamentó profundamente el incidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios