Jerez

La avioneta que se estrelló en un maizal en agosto se quedó sin motor

  • Aviación Civil confirma la hipótesis de los pasajeros que sufrieron el susto de su vida cuando el aparato hizo un aterrizaje de emergencia tras acabar de despegar

"Salimos bastante mareados. Nos llevamos el susto de nuestra vida". Así se expresaba el madrileño Antonio Arias que junto a otras dos personas, entre ellas el piloto, sufrieron el accidente de la avioneta en la que viajaban tras despegar del aeropuerto de Jerez el pasado 15 de agosto.

Aviación Civil ha confirmado recientemente que el aparato siniestrado, la Reims Cessna F172N Skyhawk EC-EKF, del Aeroclub de Jerez, sufrió un fallo en su motor, como señaló Antonio Arias, momentos después de despegar de la pista 02 del aeropuerto. El informe preeliminar del caso elaborado por el Ciaiac (centro de investigación de accidentes e incidentes aéreos) destaca que la nave, que sufrió "daños importantes", despegó con la intención de hacer un vuelo local de 45 minutos de duración. Era uno de los trayectos que la Diputación Provincial patrocinaba este verano para conocer la provincia. "Cuando la aeronave se encontraba en ascenso, a unos 300 pies sobre el terreno, el piloto observó que el motor del aparato fallaba, por lo que ante la imposibilidad de continuar el vuelo, decidió efectuar un aterrizaje de emergencia, que llevó a cabo intentando mantener una trayectoria rectilínea debido a la escasa altura que tenía", señala este informe oficial. Los pasajeros calcularon que el fallo se produjo a unos 400 metros de altura pero la distancia real era de unos 100 (la conversión de pies a metros).

La aeronave contactó con el terreno todavía dentro del recinto del aeropuerto. Durante el posterior rodaje impactó contra la valla de cerramiento, se produjo su rotura, atravesó un camino y penetró en una parcela sembrada de maíz, donde capotó y quedó detenida en posición invertida, añade este organismo dependiente de Aviación Civil.

Los tres ocupantes resultaron ilesos y pudieron abandonar la aeronave por sus propios medios, como ya anticipó este medio en su día. Los afectados, que agradecieron la pericia del piloto que evitó una tragedia, fueron asistidos por personal del mismo Aeroclub, servicios de asistencia del aeropuerto y la Guardia Civil, que elaboró también un atestado. "Lo que nos salvó la vida es que llevábamos el cinturón de seguridad puesto, porque de otra manera hubiéramos salido despedidos", agregó Arias. La Cessna quedó bajo custodia policial para que los peritos pudieran examinarla a fondo en el maizal.

La avioneta monomotor tenía toda la documentación en regla y contaba con seguro, como destacó el instituto armado. Como se señala, el informe no es definitivo, pero la Ciaiac advierte que los resultados de sus investigaciones son de carácter técnico "sin que se hayan dirigido a determinar ninguna responsabilidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios