Jerez

En el banquillo por tratar de 'colocar' en el mercado dos kilos de cocaína

  • La operación. llevada a cabo por la Policía Nacional, se hizo hace menos de un año

Tres personas, un hombre y un matrimonio, se sentaron ayer en el banquillo de la Audiencia Provincial como principales acusados de un delito contra la salud pública, en concreto, por tratar de traficar con dos kilos de cocaína que el grupo de Estupefacientes de la Policía Nacional logró interceptar justo a tiempo.

La operación se desarrolló hace menos de un año, por lo que se ha juzgado con bastante celeridad, ya que la operación 'Cepa', nombre con el que fue bautizada, se desarrolló a primeros del mes de julio de 2008. Varios meses llevaba el grupo de Estupefacientes tras la pista de A.A.C., M.M.A. y A.C.R., ya que barajaban distintas informaciones acerca de la actividad ilícita que podrían estar desarrollando. En ellas se apuntaba que dos personas de la barriada del Polígono de San Benito eran los supuestos encargados de recibir importantes cantidades de cocaína para distribuirla posteriormente en diversos puntos de venta al consumidor final.

Tras realizar la Policía las pesquisas oportunas se pudo determinar que esa droga la recibían de manos de una tercera persona que solía hacer la correspondiente entrega cada quince días. Para ello supuestamente acudía a la costa del Levante y así lograr abastecerse. Uno de los acusados llegó a admitir su implicación en los hechos. Las penas a las que se enfrentan los acusados son bastante elevadas, ya que se trata de trece años de prisión y otros diez para la pareja que se ha sentado en el banquillo. Las defensas plantearon en un principio varias cuestiones previas, pero pese a eso, el juicio siguió adelante.

El Grupo de Estupefacientes montó un fuerte dispositivo con el objeto de abortar la entrega que iba a tener lugar en las inmediaciones del Parque Empresarial y así lo hicieron. El alijo en cuestión era de algo más de dos kilos de cocaína de gran pureza cuyo valor en el mercado puede superar los 120.000 euros.

Tras el arresto, la Policía practicó registros en viviendas de San Benito y de Los Laureles y en uno de ellos se pudo determinar que presuntamente uno de los investigados, además del tráfico de drogas, desarrollaba otro tipo de actividades ilícitas como la distribución de prendas de ropa falsificadas. Finalmente, se aprehendieron aparte de los dos kilos de sustancia estupefaciente, más de 4.000 euros en metálico, dos vehículos, una balanza de precisión, varias cajas de prendas con ropa de marca supuestamente falsificadas y diversas joyas.

La vista proseguirá hoy en la Sección Octava de la Audiencia, con el apartado de las conclusiones, en los que se puede modificar la petición de penas y los informes. Tras esos trámites el juicio quedará visto para sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios