Jerez

El centro Blas Infante da los últimos pasos hacia su apertura

  • En unos días el nuevo edificio contará con el suministro eléctrico, lo que posibilitará su puesta en funcionamiento tras más de dos años

El centro polifuncional Blas Infante, una de las obras afectadas por el desvío de fondos del Plan E, empieza la cuenta atrás para su apertura, una vez que Endesa trabaja ya en la instalación eléctrica, uno de los suministros que quedaban aún por contratar para que pueda ponerse en marcha. El centro se levanta sobre los terrenos que dejó libres el antiguo colegio público del mismo nombre, y fue uno de los proyectos estrellas de la última legislatura del PSOE, que destinó parte de los fondos del Plan Estatal de Inversión Local (Plan E) a la renovación de prácticamente la mitad de los equipamientos destinados a servicios sociales. No obstante muchas de las obras, entre ellas las del centro Blas Infante, quedaron paralizadas e incompletas debido a los impagos. Finalmente el edificio, al que le quedaba aproximadamente un 25% de la obra, ha terminado de construirse pero tan complicado como encontrar los fondos para su finalización está siendo dotar con mobiliario un edificio de gran amplitud, para lo que el Ayuntamiento, en la actual situación económica, ha tenido que recurrir a la colaboración de empresas privadas.

La alcaldesa María José García-Pelayo afirmó la pasada semana que el centro Blas Infante es uno de los proyectos que se ha conseguido desbloquear, tras hacerse cargo el nuevo equipo de gobierno de su finalización y que pronto verá la luz, aunque las previsiones del gobierno municipal, que eran abrirlo a principios de verano tampoco se han podido cumplir. Fuentes municipales afirman que el edificio contará en unos días con luz y a partir de ahí se ultimarán los detalles para su apertura, aunque se ha decidido no fijar de momento una fecha.

El centro polivalente está llamado a ser un espacio importante para el distrito de Delicias, destinado a una población de unos 55.000 habitantes. La idea es que allí se traslade al menos parte de la Unidad de Trabajo Social (UTS) de este distrito, ubicada actualmente en uno de los centros cívicos más antiguos de la ciudad y que se ha quedado pequeño para la elevada población que atiende. Dadas las dimensiones del nuevo equipamiento, que dispone de dos plantas distribuidas en una superficie útil de 1.800 metros cuadrados, se prevé que el mismo pueda acoger también otro tipo de actividades y que se convierta en un punto de encuentro para el movimiento vecinal y asociativo de esta zona de la ciudad. Además está diseñado para la realización de actividades de carácter cultural y de ocio.

El Blas Infante vendría a unirse a otro importante equipamiento social, el centro cívico Rosa Roige, en San Benito, al que se trasladó la sede de la delegación municipal de Bienestar Social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios