Turismo

El coronavirus ya provoca 50 cancelaciones de cursillistas en el Festival de Jerez

  • Los asistentes chinos encuentran grandes dificultades para conseguir vuelos a España

  • El Teatro Villamarta les devuelve los importes o se los canjea por la edición del próximo año

Un joven pasa ayer ante un cartel anunciador del XXIV Festival de Jerez ubicado ante el Villamarta.

Un joven pasa ayer ante un cartel anunciador del XXIV Festival de Jerez ubicado ante el Villamarta. / Manuel Aranda

Los cursillos del Festival de Jerez ya han perdido medio centenar de plazas como consecuencia de la ‘crisis del coronavirus’, la enfermedad que se extienda por Asia y algunos países de Europa con síntomas muy parecidos a los de la gripe.

Isamay Benavente, directora del Teatro Villamarta, confirmó ayer a este medio que “más o menos medio centenar de cursillistas ha suprimido sus reservas para los cursos del Festival de Jerez después de que hayan encontrado problemas a la hora de encontrar vuelos de ida y vuelta para llegar hasta España”. Según destaca Isamay Benavente, hay muchas compañías que desde hace unos días han decidido suprimir sus vuelos con China y, evidentemente, los retornos a territorio europeo”. Valga recordar que la 'crisis del coronavirus' ya ha provocado que un jerezano debiera volver a España tras quedar desabastecido de comida durante casi dos semanas. Su periplo de vuelta fue una verdadera odisea.

Volviendo al tema en cuestión, “en estos momentos -señaló a este medio la directora del Villamarta- estamos dando respuesta a las solicitudes de cancelación de reserva para los cursos”. Isamay Benavente asegura que desde la institución que dirige “estamos dando las máxima facilidades para que a los cursillistas se les devuelva el dinero”. La sensación que genera en el seno del Festival de Jerez es de tristeza pues sabemos que en muchos casos se trata de personas que han estado trabajando duro todo el año para conseguir este viaje y estos cursos. “Muchos de ellos, además, lo tienen todo reservado desde el pasado mes de septiembre. Por todo ello les estamos facilitando la cancelación”.

Los apartamentos turísticos son, de momento, los grandes afectados

Es especialmente reseñable que desde el Teatro Villamarta no sólo se están cancelando las asistencias a los cursillos, “sino que además estamos facilitando a quienes así lo deseen canjear el cursillo del Festival 2020 por el del próximo año”.

Entre las comunicaciones que se han recibido en el coliseo jerezano las hay de todo tipo, incluso algunas especialmente tiernas, como el de una madre que temerosa por el impacto que pueda alcanzar la epidemia del coronavirus “prefiere permanecer en China y estar así pendiente de mis dos hijos pequeños”.

Todos los cambios que ha provocado en el Festival de Jerez el inesperado coronavirus apenas tendrán incidencia en las cifras del más destacado evento del baile flamenco a nivel nacional. “Nos apena que estos cursillistas no puedan asistir, pero el 100% de asistencia a los cursillos está más que garantizado pues hay una lista de espera ansiosa por acceder a los mismos”.

El impacto más destacado, después del propio del Festival de Jerez, se detecta en los apartamentos turísticos. Puestos en contacto con personas que disponen de este tipo de viviendas a disposición de los viajeros este medio tiene constancia de que los cursillistas chinos suelen reservar en apartamentos turísticos o pisos de alquiler para su estancia. Una empresaria afectada destacó tras perder recientemente la reserva de su apartamento que "va a ser complicado que pueda volver a venderla".

Conocer el alcance real es complicado, aunque probablemente sean poco más de los 50 cursillistas chinos del Festival los visitantes que tenían previsto hospedarse en Jerez entre el 21 de febrero y el 7 de marzo 2020, fechas de celebración del destaco certamen de baile flamenco, procedentes de dicho destino.

Las fuentes señaladas han destacado, como en el caso de la directora del Teatro Villamarta, que el gran impacto de visitantes asiáticos proviene de Japón, un país que guarda absoluta devoción por todo aquello que sea flamenco, ya sea cante, toque o baile.

Estos asistentes, tras tirar de hoteles en las primeras ediciones, comenzaron a utilizar otros tipo de alojamiento, tales como cerrar contratos con particulares, recurrir a los apartamentos turísticos o tirar de hostales durante su estancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios