Jerez

El crimen de la calle Fate cumple un año sin resolverse el enigma

  • La Policía sigue buscando al sospechoso de haber disparado a quemarropa al jerezano Juan Miguel Ortega · El asesino huyó a Madrid la misma noche de autos

Juan Miguel Ortega, vecino de la calle Fate y antiguo miembro de la banda delictiva que encabeza el legendario 'Cásper', fue hallado cadáver en su casa la madrugada del pasado 30 de julio de 2009. Un disparo realizado a quemarropa le alcanzó en el pecho y acabó con su vida. La autoridad judicial y la Policía precisaron días después de la noche de autos que la muerte era un crimen y no un suicidio, como también se barajó inicialmente, mientras no se conocían los resultados de determinadas pruebas y análisis.

Ortega fue asesinado por un posible compañero de correrías, que quedó perfectamente identificado días después tras la labor de investigación de la Policía Judicial, y que huyó a Madrid la noche de autos. Él mismo se encargó de correr el rumor de que "Juan se ha pegado un tiro" entre los vecinos de la calle Fate, sobresaltados por el ruido del disparo, y decirles que no se quedaba en la casa para esperar a la Policía porque "estaba en búsqueda y captura". Al parecer guarda también estrecha relación con la banda de Cásper, un delincuente español que lidera una banda especializada en grandes golpes planeados al milímetro. Todo apunta a que el móvil del crimen fue un ajuste de cuentas. Pero ese enigma no se resolverá fehacientemente mientras no se detenga al sospechoso.

Víctima y asesino se habían tomado unas copas antes de que ocurriera el suceso en el piso bajo que el primero habitaba en la céntrica calle Fate. El primero disfrutaba de libertad tras haber cumplido condena por anteriores hechos delictivos.

La familia de Ortega sigue reclamando que se haga Justicia, señalan allegados, y guarda un prudente silencio en espera de que se resuelva el caso. Mantiene contactos con los investigadores para conocer si han registrado novedades sobre un asunto que se aparta de los clásicos crímenes ocurridos en Jerez, la mayoría vinculados a temas de droga. No hay que olvidar que varios miembros del clan murieron de manera violenta, aunque amigos (e incluso policías) calificaron al fallecido como una persona muy correcta y que se había dedicado siempre a los robos de 'guante blanco', donde era un consumado especialista.

El juzgado instructor y la unidad orgánica de la unidad de delincuencia especializada y violenta (Udev) de la Policía judicial, enclavada en Madrid, mantienen al sospechoso en búsqueda y captura. Pero poco se sabe más de él. Incluso no se descarta que huyera de España meses después de que ocurriera el crimen, pues no hay rastro de él. O que haya logrado una documentación falsa que le permita llevar una vida 'normal' o por lo menos sin despertar las sospechas de las fuerzas de seguridad. Ya ha pasado un año. Puede parece extraño, pero los grupos de policía judicial que trabajan en la búsqueda de fugitivos han dado con sospechosos algunos años después de que se produjeran los delitos.

Y... ¿Quién es 'Cásper'? Bajo el alias del conocido fantasmita se encuentra Ángel Suárez Flores, de 50 años, que dirige una de los grupos organizados más peligrosos y que llegó a robar en la casa de Esther Koplowitz. Su banda desvalijó varios bancos -en los que participó Ortega- destacando que se llevaron 5 millones de euros de un entidad levantina. Golpes que granjearon a la banda de 'Cásper' una gran fama tanto en el resto de la delincuencia común como convirtió a Suárez en el objetivo número uno de las fuerzas de seguridad: el grupo no está constituido por unos delincuentes normales sino que poseen una altaa especialización: introdujeron la técnica de la lanza térmica para abrir las cajas fuertes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios