Jerez

"Hubo descoordinación", critican los agricultores

  • Las organizaciones agrarias recaban datos sobre los daños del temporal

Las organizaciones agrarias siguen recabando datos sobre los daños del temporal, tanto por la persistencia de las precipitaciones como por su intensidad, en las explotaciones agrícolas y ganaderas de Cádiz, así como en las infraestructuras que se han visto afectadas por las inundaciones y que han tenido especial incidencia en los valles del Guadalete y del Guadiaro.

En la campiña de Jerez, la zanahoria y otras hortícolas de temporada, la patata, cereales como la alfalfa, el trigo y la remolacha, figuran como los cultivos que se han visto más perjudicados, con pérdidas totales de la cosecha en muchos casos. La situación se repite en el Campo de Gibraltar con la producción de cítricos y aguacate. Los daños en cultivos se extienden por las distintas zonas productoras de la provincia y afectan a gran parte del ganado.

Asaja y Coag, mayoritarias en Cádiz, esperarán a que termine de evacuar el agua que aún se acumula en las explotaciones para ofrecer una estimación de daños  informes que contrastarán con las administraciones públicas, a las que reclaman un plan de actuación que, de un lado, permita restablecer las infraestructuras y, de otro, agilice la llegada de ayudas para hacer frente a las pérdidas y a los gastos para la recuperación de tierras.

Asaja espera poder reunirse esta semana con las distintas administraciones con competencias en la materia, en particular la Agencia del Agua y la Consejería de Agricultura, si bien hasta la fecha únicamente ha recibido respuesta de la Diputación, con la que abordará el problema de los caminos y otras infraestructuras que dificultan el acceso a las explotaciones.

Entre los asuntos Asaja pondrá sobre la mesa, el secretario provincial, Cristóbal Cantos, aludió ayer a los problemas de coordinación, comunicación y normal funcionamiento detectados en el trasvase del Guadiaro-Majaceite y en el desembalse de los pantanos de la cuenca del Guadalete, situación que a su juicio ha agravado las inundaciones y ha mermado la capacidad de reacción de centenares de agricultores.

En el caso del desembalse del sistema de regulación Bornos-Arcos, Cantos explicó que “se activó con el río ya desbordado y sin aviso previo a los vecinos y agricultores afectados”, mientras que en el trasvase, “las noticias que llegan a Asaja” es que ha funcionado al mínimo por un problema técnico, con lo que se agravó la riada del valle del Guadiaro y se ha desperdiciado gran cantidad de agua que ha ido a parar al mar en lugar de aumentar las reservas del embalse del Guadalcacín,  que cuenta con una sobrada capacidad.

Además de preguntar por el protocolo de actuación por el que se rige la Agencia del Agua en casos de emergencia, Asaja se interesará por los planes de las administraciones públicas en torno a la limpieza del río Guadalete y otros obstáculos que dificultan la salida al mar en el río Guadalete

Por su parte, Coag abrió ayer en Arcos de la Frontera la ronda de contactos con los afectados para informarles de las ayudas disponibles, facilitarles asesoramiento y conocer el alcance del temporal sobre sus explotaciones.

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA), con representación minoritaria en Cádiz, ofreció ayer una estimación de daños en Andalucía de la que se puede extrapolar que la práctica totalidad de la remolacha de la provincia se ha visto dañada por el temporal, hasta el punto de que el agua ha impedido la nascencia, con lo que habrá que resembrar todo el cultivo. Las pérdidas se cifran en torno a los seis millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios