Jerez

El fuego en Nerva arrasa más de 1.400 hectáreas

  • El trabajo realizado por el Infoca durante todo el día logra estabilizar un incendio "muy complejo"

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias durante las labores de extinción en la mañana de ayer. Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias durante las labores de extinción en la mañana de ayer.

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias durante las labores de extinción en la mañana de ayer. / Julián Pérez / efe

El primer gran incendio de la temporada arrasó más de 1.400 hectáreas en el término municipal de Nerva antes de darse ayer por estabilizado después de más de 27 horas de trabajo. Las mismas condiciones climáticas que durante el jueves se aliaron para convertir en una tea el paraje de la Peña de Hierro fueron durante la jornada de ayer el mejor aliado de los equipos de extinción de incendios. Las primeras noticias sobre la extensión afectada las concretó el delegado del Gobierno en Huelva, Francisco Romero, quien a primera hora de la noche de ayer ofreció el dato de más de 1.400 hectáreas que fueron pasto de las llamas. Se efectuará un recuento más preciso de los daños cuando queden estabilizados los dos focos activos sobre los que se cernían, desde primera hora, todos los efectivos del plan Infoca. Se sumaron hasta 20 medios aéreos en un intento por aprovechar la tregua que el viento les ofreció durante el día de ayer, aunque la temperatura y los más de 40 grados que registraban los termómetros, volvieron a ser sus principales enemigos.

Poco después de las 19:15 de ayer, el Infoca daba por estabilizados los dos focos en los que se dividieron las llamas. El trabajo llevado a cabo durante la noche del jueves para perimetrar su avance fue esencial en el control de las llamas que durante algunos momentos llegó a ser crítico, ya que estuvo a merced de unas rachas de viento que soplaron con fuerza y que llevaron a que las llamas alcanzaran una altura superior a los 20 metros durante varios momentos.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, presente durante toda la jornada en el puesto de mando avanzado que se estableció en el Polígono Industrial El Peral, en las inmediaciones del incendio, señaló que la intención desde las primeras horas del día de ayer era que los medios aéreos pudieran "entrar en oleada, si fuese necesario, ante un posible cambio del viento". Se había hecho lo más complicado y había que aprovechar la oportunidad. Durante toda la jornada trabajaron por tierra diez autobombas, dos nodrizas, 150 efectivos entre técnicos de Operaciones y Extinción, agentes de medio ambiente y bomberos forestales; la Unidad Móvil de Meteorología y Transmisiones y una Unidad Médica de Incendios Forestales.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) desplazó hasta Nerva 84 efectivos de extinción más una veintena de profesionales en tareas de apoyo, así como seis vehículos autobombas, dos nodrizas y un bulldozer. Éstos últimos coordinaron las labores de evacuación que se llevaron a cabo durante la noche del jueves y que afectaron a 23 personas que residían en algunos diseminados de la zona de la aldea de Las Ventas que fueron desalojados hasta la localidad de Campofrío, tanto en su albergue como en casas de familiares. Durante todo el día de ayer permanecieron en esa misma situación "de forma preventiva hasta que se dé la orden de regreso a sus viviendas", según señaló el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Gómez de Celis, desplazado a la provincia de Huelva desde primera hora de la mañana de ayer.

En lo referente al estado de las carreteras, la A-461 fue reabierta al tráfico a última hora de la tarde de ayer, una vez que se dio por estabilizado el fuego, así como en la HU-6105 que une Nerva con La Granada de Riotinto. Ésta es una vía de comunicación especialmente importante, toda vez que sirve para llegar hasta el hospital de dicha localidad.

El director del Centro Operativo Provincial del Plan Infoca, José Antonio Martínez, explicó que se trabaja en los "dos focos activos", por lo que se pretende evitar "muy bien el posible avance de uno de los principales focos activos cercano al núcleo urbano de Campofrío", a lo que ayudó tanto los medios aéreos como las condiciones meteorológicas "favorables". También hizo referencia a un segundo foco activo "en el sur del municipio" y cercano "al núcleo urbano de Nerva", pese a que destacó que no esperan que el incendio llegue hasta la zona, por lo que no espera "desalojos" de vecinos del citado municipio ni de sus inmediaciones.

En este mismo sentido, el alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, se felicitó de que la población de Nerva, aproximadamente unas 5.000 personas, no se ha visto afectada "ni por las llamas ni por el humo" y que el punto más cercano del incendio al núcleo urbano del citado municipio se ha situado "a dos kilómetros", por lo que el incendio ha generado "más expectación que nerviosismo" entre la población.

La actividad durante la noche del jueves fue fundamental a la hora de detener el avance de las llamas, sobre todo a núcleos de población. Al menos hasta bien entrada la madrugada, el asunto fue especialmente serio, ya que las llamas eran perfectamente visibles desde Aracena, donde se llegó a habilitar el pabellón por si fuera necesario su servicio para alojar a personas evacuadas, así como el de Zufre, e incluso se localizaron varios autobuses por si fuera necesario su concurso. Los vecinos de la zona recordaban también el incendio de Berrocal de hace 14 años, así como los de Riotinto y Campillo hace tres años y el del año pasado en La Granada que han castigado a toda la Cuenca Minera onubense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios