Jerez

Siete hombres y tres mujeres apalean y roban a una joven

  • Su novio llamó la atención a un joven que orinaba sin pudor en la calle y fueron víctimas de una agresión que acabó en robo

La joven agredida, fotografiada ayer de espaldas en su domicilio. La joven agredida, fotografiada ayer de espaldas en su domicilio.

La joven agredida, fotografiada ayer de espaldas en su domicilio.

Lorena R. R., de 24 años, no tiene fuerzas ni para sostener a su hija en brazos. Así lo asegura a este medio de comunicación después de que la madrugada del pasado domingo, a eso de las seis y media, fuera objeto de una salvaje agresión que acabó convirtiéndose, finalmente, en un robo con violencia, un delito que puede llevar a los presuntos autores a la cárcel. La Policía Nacional ya investiga los hechos y busca testigos.

Todo comenzó después de que la joven saliera con su pareja a algo tan normal como disfrutar de la noche del sábado y las primeras horas del domingo. Estuvieron por la zona de los bares de la avenida y dejaron su coche aparcado en las inmediaciones de la avenida de la Cruz Roja. Fue justamente cuando fueron a recogerlo en el momento en que vieron a un hombre orinando en la vía pública de forma grosera. Era la calle Caldas, lateral del Hotel Sherry Park. "Enseñaba sus partes íntimas a quien pasara por allí". Fue por ello por lo que la pareja de la joven le llamó la atención. Fue entonces cuando comenzó un rifirrafe de golpes que tuvieron, en primera instancia, al joven como objetivo. Éste pidió a su compañera que se fuera tras él pero en dicho momento fue captada por un grupo que salió de los bares de la zona y comenzaron a apalearla. "Fueron tres chicas y unos siete chicos quienes empezaron a golpearme", asegura a este medio Lorena R.R. quien apunta el repertorio de golpes que le dejaron en cuerpo: "Tengo contusiones en la frente, en el pecho, en la espaldas, en las piernas, en la cara...". Todo ello llegó en forma de una avalancha de la cual tan sólo pudo recuperarse cuando una pareja que pasaba por allí le prestó ayuda. "Vente conmigo que te van a matar", dice ella que le dijo su pareja. Pero ya era demasiado tarde pues se vio acorralada. La pareja de la joven, que está en vacaciones en Jerez disfrutando de unas merecidas vacaciones tras estar trabajando en Argelia, no pudo hacer absolutamente nada.

El robo con violencia está castigado hasta con cinco años de encarcelamiento

"No los conocía. Los amigos del primero (de quien orinaba en la vía pública) estaban en la zona de los bares-pubs de la Avenida". Una vez se quitaron de en medio los agresores la agredida empezó a poner en forma sus ideas: "No los conocía de nada en absoluto. Eran gente desconocida y sin pinta de tártaros", en clara alusión a que no se trataba de 'canis' ni nada por el estilo. Llamaron a las fuerzas del orden pero ningún patrulla acudió por lo que decidieron (ella, su pareja y el padre de éste) presentarse en comisaría de 'motu propio'. Fue allí donde, antes de formular denuncia, se les solicitó que fueran a un centro de salud a solicitar un parte de lesiones.

"La agresión fue salvaje, y sorpresiva", asegura Lorena, quien añade que, además de la paliza, los agresores le sustrajeron sus pertenencias, tales como la cartera con la tarjeta bancaria (que anuló de forma inmediata) así como sus datos personales. "Sabemos dónde vives", le dijeron, con la clara intención de que no diera a conocer los hechos. Nada más lejos de las intenciones de los agresores ya que de forma inmediata tanto la joven agredida como su madre procedieron a dar salida a través de las redes sociales los hechos acontecidos para solicitar justicia.

Según han confirmado a este medio de fuentes policiales los hechos denunciados en la comisaría de Jerez están siendo investigados "como un presunto delito de robo con violencia". No en vano, estos hechos suponen un delito mayor que podría llegar a castigarse con penas de prisión comprendidas entre los dos y los cinco años de internamiento en una prisión.

El caso, señalaron a este medio fuentes policiales, es realmente grave, ya que se produce un robo de efectos a la joven víctima de los hechos. "Llevaba 50 euros en la cartera además de la documentación personal y la tarjeta del banco". Las frases que asegura haber recibido de la índole de "ya sabemos dónde vives ni se te vaya a ocurrir denunciar nada" dejan entrever un posible delito de amenazas que también está castigado por la Ley.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios