Jerez

La obra de Ronda Muleros va a afectar a 30.000 vehículos al día

  • La reurbanización de la vía arrancará a final de mes · El proyecto, en tres fases, prevé cortar al tráfico durante el verano el tramo entre avenida Torresoto y plaza del Carbón

En unos veinte días arrancará la obra de reurbanización de Ronda Muleros, uno de los proyectos de mayor envergadura con cargo al Fondo Estatal de Inversión y, probablemente, uno de los trabajos contemplados en los planes 'anticrisis' que más puede afectar a la vida cotidiana de la ciudad. No en vano, es "la arteria más importante que rodea al casco histórico", según reconoció ayer la alcaldesa, Pilar Sánchez, en la rueda de prensa posterior a la celebración de la junta de gobierno local donde fue adjudicada a la UTE Manuel Alba SA y Construcciones Maygar la realización de la obra.

Dicho proyecto, como está dicho, supondrá una inversión de 2,36 millones de euros, dará empleo a 122 personas y tendrá un plazo de ejecución de alrededor de ocho meses, aunque la propia regidora socialista ya ha anticipado que "intentaremos acortar los tiempos", para minimizar al máximo los problemas circulatorios que puede acarrear la reurbanización de una vía que soporta diariamente, tal y como recoge el estudio técnico del Plan de Movilidad, una media superior a los 30.000 vehículos. De hecho, es la gran vía de entrada a la ciudad desde la zona Sur.

Según recoge la memoria del proyecto, diseñado por los técnicos de la Delegación de Urbanismo, "la obra debe permitir el acceso a las viviendas situadas en la zona de actuación, así como causar la mínima obstaculización al movimiento del tráfico en la ciudad". Por ello, puntualiza, "se precisa una planificación exacta de los trabajos a ejecutarse, evitando zonas y tiempos muertos". Ya dijo ayer Sánchez que la UTE deberá abordar con el Ayuntamiento un cronograma y una planificación lo más precisa posible de cómo se abordarán los trabajos urbanísticos.

La obra se dividirá longitudinalmente en tres fases: desde el arranque de la cuesta de la Alcubilla con avenida de Torresoto hasta plaza del Carbón; desde la anterior hasta la calle Jorge Manrique (intersección con barriada del Agrimensor y parque de La Hoyanca); y desde este último punto hasta la altura del inicio de la cuesta de San Telmo. Para el cumplimiento de los plazos, recalca la memoria del proyecto, se prevé "la necesidad de actuar simultáneamente en los tres tramos, no debiendo en todo caso cortarse el tráfico de forma simultánea". "La organización de la obra se obligará a que los cortes temporales de tráfico se prevean con plazo suficiente y no interrumpan el flujo general de la vía de forma continua", apostilla.

Al margen de asegurar en cada tramo una zona libre de obstáculos para el paso de vehículos de emergencia y permitir el paso de peatones y acceso a las viviendas, el proyecto prevé que la ejecución del tramo entre avenida de Torresoto y plaza del Carbón obligará "al corte total de tráfico por la necesidad de la instalación del nuevo colector". Pese a lo anterior, puntualiza, "se planificará la obra de manera que ese corte no dure más de dos meses, coincidiendo con el verano".

Sea como fuere, matizó la alcaldesa, la ronda "mantendrá el doble sentido de circulación mientras duren las obras, aunque con medidas especiales" y, además, una vez concluidas las mismas se mantendrá el actual doble sentido circulatorio. Eso sí, en lo que respecta al proyecto de urbanización en sí, la primera edil jerezana subrayó que "cuando concluya la obra, no se va a reconocer la Ronda Muleros". En lo visible, la nueva arteria tendrá arbolado, repavimentación, nuevos acerados más amplios, aparcamientos en determinadas zonas de la vía, colocación de mobiliario urbano como bancos y papeleras... En lo subterráneo, se prevé la demolición de la mayor parte del saneamiento existente (previamente se ejecutará la nueva red) y se introducirán nuevas redes de telefonía y telecomunicaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios