Espacio patrocinado por Alberto Villagrán, Consultora de propiedades

“La principal virtud de un comunicador es estar convencido de lo que dice”

  • Entrevista de Marco Antonio Velo con el periodista  Manuel Doña Jiménez

Entrevista de Marco Antonio Velo con el periodista  Manuel Doña Jiménez

Entrevista de Marco Antonio Velo con el periodista  Manuel Doña Jiménez

Alberto Villagrán Inmobiliaria Alberto Villagrán Inmobiliaria

Alberto Villagrán Inmobiliaria

¿Cómo ha vivido, en lo personal, el periodo de confinamiento y los estragos de esta pandemia que nos pilló a todos con el paso cambiado?

El confinamiento vino a ser como una cárcel cómoda. Independientemente de que te reste la libertad, en el momento en el que uno tenga un sofá, una televisión y una nevera repleta… Muchas veces nos hemos quejado en demasía. El contacto con familiares, con amigos más o menos íntimos, es cuanto más se ha extrañado. Por lo demás, yo no soy demasiado exigente.

¿Cómo nace su vocación por el mundo de la comunicación?

Antes de 1973 me iba por las noches a acompañar a Carlos Vergara en la calle Caracuel. Él tenía un programa musical, y allí me empezó a picar el gusanillo. Me dio la oportunidad de hacer un programa a las cuatro de la tarde, los sábados, sobre canciones del recuerdo. Ahí empezó el venenillo.

Y lo suyo fue ya un continuum imparable…

Comienzo luego haciendo algunas entrevistas en Radio Jerez. Tan es así que mi primera entrevista -en marzo de 1974- fue a Antonio el bailarín cuando está recluido en la cárcel de Arcos por aquel problema que tuvo en el año 1972. A partir del año 1975 ya entro en la COPE -Radio Popular- y me nombran reportero de Cádiz para hacer todos los días una entrevista con el inconveniente de que no podía tocar -pues ya tenían sus especialistas- temas taurinos ni deportivos ni municipales. No era fácil hacer una entrevista que aporte algo a diario. Estuve ocho años con ese programa titulado ‘La entrevista del día’.

Hasta que pasó a la franja vespertina…

Ya en 1983 me dan un programa de siete de la tarde a nueve de la noche que se llamaba ‘Caja de sorpresas’. También lo mantuve ocho años. A través de ese programa se organizan cosas que modestamente creo que son importantes y populares, los ocho años de las Campañas de Navidad organizando el partido de Artistas y Toreros, los ocho años organizando en Carnaval el baile de disfraces a beneficio de Upace, otras colectas solidarias por accidentes de incendios o campañas para el Pastorcito Divino en Almonte. El público siempre nos respaldó muchísimo.

Bajo su punto de vista, ¿ qué virtudes debe poseer un buen comunicador?

Una virtud esencial: estar convencido de lo que dice. De lo contrario no logrará transmitir. Si un cómico no está feliz en el escenario, es muy difícil que haga reír al patio de butacas.

Usted ha cultivado el género radiofónico, televisivo y prensa escrita, ¿por cuál se decanta?

La radio, indiscutiblemente. Siempre me gustó muchísimo, además, la radio de noche. Te están escuchando menos personas pero te están oyendo más. Porque el que pone la radio de noche necesita compañía.

Dirigió y presentó el recordado programa en Onda Jerez Televisión ‘En torno a su entorno’ dedicado a jerezanos destacados en diferentes ámbitos y sectores. ¿Cómo surge la idea y cuándo comienza a comprobar el calado de esta exitosa propuesta televisiva?

Surge porque me proponen en Onda Jerez que haga algo con personajes, con personalidades de la ciudad. Comencé con Muñoz Cebrián, con Pilar Aranda y me voy dando cuenta de la importancia de la gente que tenemos en Jerez. Hice sesenta y cinco programas. Y los que quedan aún en la ciudad. Ese programa se puede seguir haciendo perfectamente. El programa lo preparaba en los domicilios de los homenajeados a partir de las nueve de la noche, cuando ya terminaba en la radio. El contacto humano fue muy emotivo.

Provoca asombro comprobar cuántos protagonistas de ‘En torno a su entorno’ ya no están con nosotros…

Más del 50% ya no están con nosotros. Sería bonito hacer un apartado, una compilación, una reposición como una reliquia de nuestra historia. Muchos jóvenes descubrirían a estas personalidades -porque aún no habían nacido cuando empezamos en el año 1993- y a otros les puede servir de recordatorio.

Usted es un gran convencido y defensor de los Reyes Magos, ¿no es así?

Yo soy un enamorado de los Reyes Magos. Un enamorado convencido. Siempre me impliqué muchísimo. Y no sólo poniendo voz a la Coronación de sus Majestades o en el acto final del mensaje de los Reyes y la adoración, etcétera, sino en otros muchos aspectos. Y sigo colaborando, en el Pregón de los Reyes Magos, en la noche del 5 de enero con la Hermandad de la Candelaria, con peñas rocieras. Yo empecé presentando la Cena de los Reyes Magos en Los Apóstoles, cuando aquello no estaba enlosado y cenábamos con abrigos, del frío que hacía. Con los Reyes Magos tengo muchas anécdotas. Muchísimas. Algunas muy graciosas con Manuel Ríos Ruiz o José Guerra Carretero, que en paz descansen.

De conferencias y pregones anda su currículo sobrado…

Muchísimos. Primer Pregón de las Glorias de María, el Pregón del Moscatel, el Pregón de nuestra Semana Santa, el de la Peña Los Cernícalos, la Oración Poética de la Virgen del Patrocinio… Y de presentación de actos ya ni te cuento. Cientos…

¿Qué desea añadir?

Un deseo o un consejo… Que los jerezanos sigan trabajando por esta tierra, que merece la pena. Que los jóvenes disfruten de su juventud pero que también tengan en cuenta que la salud es lo más importante, porque la salud no se compra… se tiene o no se tiene.