Jerez

Vecinos de San Miguel denuncian el abandono de la parte trasera de Villapanés

  • El pasado fin de semana se forzó la puerta de acceso por la calle Empedrada

  • Temen que hayan robado parte de las estructuras metálicas que sustentan el edificio

Interior de la parte trasera del Palacio de Villapanés. Interior de la parte trasera del Palacio de Villapanés.

Interior de la parte trasera del Palacio de Villapanés. / Miguel Ángel González

Vecinos del barrio de San Miguel han denunciado que durante el fin de semana han forzado la puerta de entrada de la parte trasera del Palacio de Villapanés, un inmueble que lleva años cerrado por su mal estado de conservación. Temen que los que hayan accedido al interior hayan tratado de llevarse parte de las estructuras metálicas que sustentan buena parte de este histórico edificio que data del siglo XVIII. 

El Palacio de Villapanés es una edificación municipal dividida en dos partes. La parte del inmueble situada frente a la Cruz Vieja está rehabilitada y alberga actualmente las clases del Máster de Flamenco de la Universidad de Cádiz, algunos cursillos que se desarrollan durante el Festival de Jerez y se cede a ensayos de artistas. 

Sin embargo, la parte trasera, la denominada ‘casa grande’, lleva décadas condenada al ostracismo, abandonada y con parte totalmente derruidas. Durante el pasado fin de semana, la puerta situada en la calle Empedrada ha aparecido forzada, por lo que los vecinos de la zona temen que se haya accedido al interior para robar o cometer algún acto vandálico. Lo ocurrido ya ha sido puesto en conocimiento del Ayuntamiento para que adopte las medidas correspondientes.  

La puerta de la 'casa grande' de Villapanés, forzada. La puerta de la 'casa grande' de Villapanés, forzada.

La puerta de la 'casa grande' de Villapanés, forzada.

En 2016 el Ayuntamiento acometió unos trabajos de consolidación de la estructura del inmueble ante el inminente riesgo de derrumbe. Sin embargo, sigue pendiente una intervención integral en el histórico edificio ya que, entre otras circunstancias, no se tiene claro a qué destinarlo. Construido en el siglo XVIII, este edificio ha tenido innumerables usos. Fue una biblioteca, una casa de vecinos e, incluso, sede de la sección montada de la Guardia Civil. El Ayuntamiento la adquirió en 1990 y proyectó en ella un centro cultural que nunca llegó a ejecutarse.  

Los residentes de esta parte del barrio de San Miguel denuncian que este es un incidente más de los que llevan sufriendo desde hace tiempo. No en vano, a principios de este mes denunciaron que se estaban produciendo ocupaciones ilegales en varias viviendas vacías de este enclave del centro histórico. Es más, los residentes de la zona han denunciado que hay un negocio ilícito detrás de estas ocupaciones ya que son unos las que acceden las viviendas que, con posterioridad, se las alquila a familias necesitadas.  

Esto se une a que también se han producido varios intentos de robo y de ocupación en una casa palacio situada en la confluencia de calle Empedrada con la plaza de la Cruz Vieja. Este inmueble estaba siendo reformado por la Junta de Andalucía, pero las obras se paralizaron por desavenencias con la empresa constructora.  

Vecinos de este enclave del que denominan “Arrabal de Villapanés” están movilizándose de manera conjunta para tratar de que el Ayuntamiento acometa actuaciones “ambiciosas” en la zona. De hecho, han elaborado un documento con propuestas multidisciplinares para la revitalización de este enclave histórico de la ciudad. En este sentido, han solicitado una reunión con la alcaldesa, Mamen Sánchez, para presentar sus propuestas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios